MIA ES LA VENGANZA

5 Pierril Gallipeau y Aldo Morel aguardaban ser recibidos por la ministra Ellada Lyubov. El asunto de las bailarinas rusas apestaba. Morel, su jefe, estaba metido en el asunto del tráfico humano, principalmente de strippers extranjeras. El encuentro con don Adelpho Bonneto en Montebello, durante la madrugada, había confirmado sus dudas. Pierril lo recordó mientras permanecían en el salón contiguo a la oficina de la ministra. Él y Morel abordaron el helicóptero en el aeropuerto Internacional de Ottawa y descendieron en un amplio jardín trasero de Villa Provenza, en los suburbios de Ottawa. Dos hombretones de traje negro y cabello … Continúa leyendo MIA ES LA VENGANZA

HAIKU KUKU

FUNERAL Cadáver frio hueles a cera vieja en una esquela. -0- NIETO Tu sangre caza los apellidos nuestros de mi pasado. -0- ORDENADOR Tinta de agua eléctrica con letras unisaltarinas. -0- JUVENTUD Dime todo tú al besarnos sin quietud y en plenitud. -0- PETROLEO Oro negro sal con el billete verde del imperio venal. -0- SUBCONSCIENTE Óseo camastro dobla cobijas sucias entre el sueño. -0- CHISME Sonido rudo rasga el oído bueno y dale un lío. HEMEROTECA: Sophia Loren – Silvana Giacobini Continúa leyendo HAIKU KUKU

PATÉ DE CERDO

El automóvil seguía inmóvil frente a la casa de Lorenzo Suárez. Un Alfa Romeo Sprint de colección, negro y con espejo retrovisor triangular. En su interior dormía Benjamín Billalda, su mejor amigo. Testigo estelar de la boda religiosa. Billalda, vencido por el tequila y el champagne, tenía dos años sin un empleo fijo y seis meses de divorciado. —¡Arriba Patrón, que los recién casados lo aguardan! —gritó un hombre viejo, rechoncho y de greña larga. Sus gritos los apoyó golpeando con su manaza abierta el parabrisas. Billalda seguía alejado de la realidad. Soñaba con mujeres y autos de carreras, su … Continúa leyendo PATÉ DE CERDO

SIN NOMBRE

—Sin Nombre… —Perdón por preguntar… —No amigo, ese es mi nombre: Sin Nombre… Claro que dudé de su respuesta. Lo entendía. Cada año, doscientos cincuenta mil inmigrantes arriban a Canadá. Cincuenta mil en Quebec. Si alguien es  buscado por la Interpol difícilmente será detenido. Solo un error en su comportamiento cotidiano puede perderlo. El tipo de al lado tenia pinta de delincuente. Sus dos acompañantes, por el acento y la apariencia, seguramente eran quebequés. Innumerables inmigrantes de toda calaña abrevaban cerveza, whisky y ron en el bar La Langosta. Pech festinaba su presencia. —Piñas, chuanes o cachacos, hay de todo … Continúa leyendo SIN NOMBRE

BUENA CONDUCTA

23 —Ya lo velé, ya lo enterré… Cada quien en su recámara y ese fue el trato…Y tendrá que dejar la Congregación. —Bien por ello mucura ¿y ahora qué viene? —¿Mucura? ¿Qué es mucura? —Una palabra guatemalteca. Así llamamos los chapines a las mujeres… —Tengo que seguir mi vida, recuerda que estamos en Canadá y soy quebequés… —¿Dejas la Congregación? —No, por el contrario, me integraré con mayor ánimo a los trabajos pastorales para ayudar a los migrantes de reciente arribo… ¿Y a ti, como te fue? He pensado mucho en lo que hablamos la última vez. —Todavía ando medio … Continúa leyendo BUENA CONDUCTA

ROJO ROJITO

EPILOGO Tan sola estoy. Difícilmente alguien puede notarlo. Hugo decidió vivir por vivir, después de ser enjaulado en Caracas e incorporarse al ejército bolchevique de su tocayo, según su propia expresión. Rojo rojito, repetías y confiabas en el éxito de la aventura: partir a la insurrección desde el seno de las Fuerzas Armadas Bolivarianas de Venezuela. El exilio nos quitó la venda de los ojos. La revolución iba encaminada al fracaso al no aliarnos con la burguesía demócrata de los Estados Unidos, Francia, España e Inglaterra, como terminó sucediendo el 6 de diciembre. Perdimos la Asamblea Nacional. Los chavistas quedamos … Continúa leyendo ROJO ROJITO

TODO ES DIFERENTE

SUEÑO 8 Atrapado. Tú estás enclaustrado en el mismo rincón de la recámara. Cada pesadilla huele diferente. Imagine usted su paso por la Phayathai Road de Bangkok, donde pululan los puestos de comida rápida. La extravagancia olfativa, picante, confusa. Los universitarios de la Chulalongkorn en las paraditas de dos ruedas atragantándose de un arroz pegajoso y cangrejos salteados a la curry. Te niegas a imitarlos. Tu zhhlinyuan es un pantalón bombacho, demasiado holgado y te avergüenza. Lo mismo la lofbaz de algodón que adquiriste en el distrito de Phra Nakhon. El hambre hace de las suyas. Doblega. El jim jum, … Continúa leyendo TODO ES DIFERENTE