ESTAR JODIDO ES UN DELITO, ¡JODER!

Por Everardo Monroy Caracas

2a2b3233ddd0d1f50f3db4d14bae1cfc--arabesque-design-arabesque-patternLos viejos y los académicos tienen la obligación de legarles a sus descendientes, de sangre o generación, la experiencia acumulada a través de la vida diaria o los libros. Esa es su misión.

No es posible que los jóvenes crean todo lo que escuchan en las redes sociales o quienes supongan que el mundo es más importante al levantar la vista al cielo o el infierno. De ser así, ¿por qué los griegos, indianos, chinos, escandinavos, hebreos o aztecas le delegaron a un solo bienhechor espiritual los dones de la vida y de la muerte?

No lo preguntas tú, porque el asunto de los turcos con los gringos y kurdos está muy alejado de Caracas. Sin embargo, los turcos se han hermanado con los venezolanos bolivarianos para advertirles a los gringos que también ellos pueden crear un frente de guerra dentro de su traspatio.

Es un juego de guerra que beneficiará a los fabricantes de armas destructivas.

La humanidad nada tiene que ver contigo, amigo Saulo. Debes dejar de leer las noticias sobre Siria, porque aquí mismo, donde intentas escribir las memorias de tu abuelo, el agua escasea y los socios del capital privado con ideas peligrosamente fundamentalistas intentan sembrar de matones y drogas cada esquina de tu barrio.

Estar jodido es un delito, ¡joder!.

LEA:Besar al detective – Elmer Mendoza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s