LA INDIA DE DON PASCUAL

Por Everardo Monroy Caracas

cineUn año antes de  morir, don Pascual García Peña convirtió los estudios Churubusco en su segunda casa. En mayo de 1976 tuve la oportunidad de venderle un libro de la editorial Círculo de Lectores. Desconocía el pasado o presente de aquel hombre de sesenta y seis años, muy cascado por el alcohol y las enfermedades.

Su oficio y trascendencia en la industria cinematográfica mexicana los descubrí tras hacerle una breve síntesis de la novela de pasta dura que le ofrecía: Raíces, de Alex Haley.

Me invitó a su mesa, donde tomaba café negro mezclado con aguardiente y en tono bonachón me ofreció algo de comer o beber. Le acepté un Boing de piña en caja tetrapack.

—¿Por qué le gusta ese libro? —insistió don Pascual y su mirada destilaba una especie de curiosidad, pero no por el contenido de la novela, sino para confirmar si realmente yo la había leído.

  La empresa española que vendía libros casa por casa, editaba una revista en couche brillante y colores y tenía los derechos de aquel grueso volumen de bolsillo que un año antes había salido al mercado en Estados Unidos.

—Porque es una novela histórica donde se trata el asunto de los esclavos negros en Estados Unidos…

Durante varios minutos me escuchó sin dejar de consumir su café con piquete y al final, sin más cuestionamientos, se inscribió para recibir en su domicilio la revista y además compró una novela de Miguel Ángel Asturias.

Don Pascual sacó de uno de los bolsillos de su chamarra una pequeña libreta e hizo algunas anotaciones.

En esos instantes, le hice una pregunta que evidenció mi ignorancia sobre el personaje que estaba ante mis ojos:

—¿Y usted trabaja aquí?

—Soy actor… y me gusta escribir un poco…

Después me revelaría que en unos meses se estrenaría una película de su autoría: La India. En ella actuarían Isela Vega, Mario Almada y su entrañable amigo, Jorge Martínez de Hoyos.

En meses posteriores, me reencontré con don Pascual en un par de películas que vi por televisión: El bombero Atómico, al lado de Mario Moreno Cantinflas y en El bello durmiente, protagonizada por German Valdez Tin Tan. Tambien supe que era originario de San Luis Potosí y tenía graves problemas de alcoholismo. Entre los catorces guiones de cine que escribió, sobresalen Rayando el sol, que fue premiada con un Ariel; La mujer, Seguiré tus pasos, El último round, Vuelva el sábado y Vive como sea. Tambien actuó en casi noventa películas.

Don Pascual era regordete, de cabellera risada y bombacha, bigote tupido y gran papada. Sus ojos redondos y grandes eran muy expresivos y antes de morir, en 1977, tenía problemas para caminar. Su apego al alcohol aceleró su muerte.

Al despedirnos, me informó que estaría presente en la premier de la película La India, en el cine Metropolitan. Ya ducho en aspectos de su vida como actor y guionista, acudí a la sala que se encuentra en la avenida Independencia, a un costado del barrio chino de la ciudad de México, pero don Pascual nunca apareció. Después me enteraría que había muerto por un problema cardiaco.

HEMEROTECA: Proce2164

VIDEOTECA: https://depositfiles.com/files/4f0nu1qbi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s