¡DIOS SALVE A AMÉRICA!

EL ESCUPITAJOEl bar del hotel Hilton tiene privados.  En uno, el más apartado de la barra y los anaqueles cargados de botellas, copas y espejos, Carter y Niven le recordaban a Robert Peña que la guerrilla, el paramilitarismo y el narcotráfico no representaban un peligro para la seguridad nacional de Estados Unidos y México.

—Nos interesan los mil hombres y mujeres que tienen el verdadero poder político y financiero de tu país, Robert… —explicó Carter, el enviado del Pentágono.

—Totalmente de acuerdo —complementó Niven, agente de la CIA en México, desde 1978—. La violencia bien aplicada es generadora de miedo y somete. Debemos preocuparnos de los humoristas, porque provocan la pérdida del miedo…

El alto burócrata del CISEN, Robert Peña, prefirió beber cerveza y hablar menos.

Lo citaron para decidir la ejecución de un importante dirigente político.

Las revueltas callejeras, como se le informó al secretario de gobernación, jamás rebasarían los niveles de ingobernabilidad.

—¿Han pensado en un sucesor creíble y convincente a la hora de elegir al presidente? —quiso saber Robert.

—Será el presidente del Senado, es el indicado —dijo Carter—. Es de su mismo partido y lo tenemos de los guevos por su afición a coger con prostitutas y disfrazarse de Hannibal Lecter.

—Si –confirmó Niven, tras reír en voz baja—. Esos cabrones videos son verdaderos diamantes. Cualquier televisora de Miami se encargaría de difundirlos…

—No solo a ese pendejo lo tenemos fichado, usted lo sabe Robert. También tenemos de los guevos por sus perversiones y corruptelas a los seiscientos cuarenta y ocho diputados y senadores, ochenta jerarcas del dinero, 32 gobernadores, al ex jefe de gobierno del Distrito Federal y a los casi trescientos altos burócratas del gobierno federal y lógicamente al presidente de la república, a los propietarios de televisoras, periódicos y cadenas radiales, a los secretarios de estado, al estado mayor presidencial y a los generales de la Defensa y Almirantes de la Marina, a dirigentes de partidos políticos, arzobispos y obispos… No hay conversación, soborno o perversión sexual que falten en nuestra videoteca y audioteca…

Carter semejaba un dandy por su forma de vestir y oler. Ante los ojos de la aristocracia política podría pasar como un empresario emprendedor.

Nadie imaginaba que tras su imagen de promotor cultural existiera un oficial del Pentágono, especializado en tortura, espionaje y asesinato.

Los tres whiskys escoceses habían liberado sus perenes tensiones, propias de un condenado a muerte.

Carter y Niven se sabían observados por otras potencias, principalmente rusas, israelitas, iraníes, turcas, chinas, germanas e inglesas. Sus jefes, por propia seguridad, interactuaban con algunas potencias hermanadas a los corporativos financieros.

La caja chica de sus operaciones provenía del tráfico de drogas y armas. Los cárteles y paramilitares eran parte de una exitosa estrategia político-militar.

—La decisión ya está tomada —dijo Robert— y me someto a sus juicios. Si han caído en esta guerra silenciosa medio millón de mexicanos, otra cantidad similar en nada alterará el rumbo político y económico del país.

—Por lo pronto, amigo Robert  —concluyó Carter—, festejemos nuestro encuentro y programemos la siguiente fase del plan…

—Esto debe ocurrir antes de que se definan la elección…

Dios salve a América y oremos para que los amantes de Stalin y Mahoma sigan alimentando a los buitres… —exclamó Robert al tiempo de levantar su tarro.

 —¡Dios salve a América! –exclamaron al unísono Carter y Niven.

HEMEROTECA: 19-06-18-tvnotas-byneon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s