LA PROPUESTA

Por Everardo Monroy Caracas

morir-en-montreal-portada7

La primera vez que me sugirieron solicitar refugio político en Canadá fue en el estado de Ohio, en uno de los atracaderos de yates y lanchas rápidas de Cleveland.

—No te me arrugues Chapín, tú vienes de un país en guerra. Invéntate cualquier mentira y ya estuvo —me dijo un venezolano sin papeles.

—¿Y usted por qué no va por esa vaina si habla muy chévere el inglés?

—No, yo ya estoy quemado y voy de salida…Ahora mi destino es Nueva York —dijo con pesadumbre.

La mujer de Martin hizo la misma sugerencia después de remojarle el coño y vaciarle el alma y la botella de coñac. En dos días terminaría mi compromiso laboral y la muy perra, antes de la despedida, quiso dejarme seco, sin nada de tuétano en los coyotes.

—Conozco a un paralegal que es nuestro amigo y puede ayudarte —me confió bajo el sopor de la cogida.

—No tengo pisto, estoy pobre…

—Yo te presto… —ofreció sin soltarme el pipe, aun tenso y pegajoso.

—Déjame pensarlo…

—El paralegal no necesita que le pagues, porque gana con el abogado migratorio. El gobierno cubre todos los gastos mientras dure el proceso, no lo pienses mucho.

Y al mediodía, después de recuperar un poco de energía tirado sobre las duelas de la habitación de Narguila, me preparé en el microondas una taza de café colombiano, del amargo, y un plato de avena.

Sin bañarme, en bermuda, camisa holgada carente de botones y una gorra de beisbolista para ocultar mi greñero, bajé a la calle y me interné en un apretado cibercafé chino.

Con mis propios ojos quise descubrir los entretelones del asunto migratorio canadiense.

Y con la ayuda de Google comprobé que efectivamente en Canadá podría demandar refugio político y así obtener más beneficios que infortunios. El Ministerio de Inmigración, Diversidad e Inclusión era el único medio para intentar legalizar temporalmente mi permanencia en Quebec.

Se lo comenté a Narguila al retornar del trabajo.

—Hágalo, Venancio, usted nada pierde y gana mucho —aprobó con desenfado mientras encendía su segundo cigarrillo de mariguana de la noche.

HEMEROTECA: TvNotas – 19 Septiembre 2018

VIDEOTECA:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s