TADOUSSAC

Por Everardo Monroy Caracas

polvos ajenosPosiblemente nada entiendas. Estás tal cual y sin queja. Así lo decidiste.

 En tres días te será obligatorio retornar a la isla. Tendrás que comentar sobre tu periplo a Saguenay.

Intentaras recuperar la memoria del mundo, a través de Internet.

Es una locura.

Viernes blanco.

La nieve te enceguece durante el trayecto.

La fortaleza de Tadoussac fue levantada en 1600 por los aventureros de Francia. La colina, otrora verde, trasuda leche gélida y salada.

El invierno hace de las suyas.

Los lugareños no parecen inmutarse ante sus excesos.

—De regreso —recitas— y en total abstinencia…

Son tus primeros destellos al encender la IPad en la cafetería.

El lago Kenogami es un espejo plateado.

Hay fraternidad a pesar del frio.

El mesero de greña entrecana y lunettes bifocales, oferta, ante la anciana de piel cárcova, un producto milagroso para su mal gástrico: una tasa de té verde.

Durante la noche, la gentil dama abusó del vino tinto y las almejas con salsa húngara.

Prometiste alejarte del mundo y pisar tierra firme.

No te inhiben las huellas de los grandes: Jacques Cartier, François Grave Du Pont, Pierre de Chauvin, Samuel de Champlain….

Lo real, tangente y liberador.

Recuperar el tiempo perdido en la mirada sacra de los tadoussaquenses. Son tan veraces. Nada ocultan de sus raíces originales. Resaltan con orgullo sus rasgos de algonquinos e iroqueses.

Las pieles de oso y castor protegen a sus críos de las ventoleras polares.

“Lo mejor viene, no bajes la guardia”, lees en Facebook.

Velda sigue en Morelos. Decides no responder. Sabes del engaño. Te lo advirtió Medel: Amor de lejos es de pen…sarse…

 El café sin azúcar no es tu favorito.

Extrañas la miel de Zacatepec y el piloncillo de Oacalco. Velda te borró del pasado. Sigues limpio.

Debes renovarte.

Por fin, la anciana opta por las dos tabletas de antiácido diluidas en agua.

El mesero algonquino encoje los hombros. No insiste. Aun así, deposita la taza de té en la mesa. Regodea su gordo trasero en el sillón de bambú, frente al televisor.

Bosteza.

Los solitarios del mundo duermen.

Hoy es Tadoussac. Mañana, Saguenay…

HEMEROTECA: Gonzalo Guerrero – Eugenio Aguirre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s