ENTRE CADÁVERES…

nero portada6

Vomité. Difícil controlar la náusea. Fue una reacción instantánea, impensada.

Lo festinaron a mandíbula batiente los reporteros y agentes judiciales.

—Bienvenido…—exclamó el comandante A y recuperó su semblante de ensimismado.

Una cabeza esquelética y de cabellera negra y larga sobresalía del yermo. El sol le resecó sus carnes y la convirtió en una calavera con capas de piel renegrida y reseca.

Hedía el lugar a carne podrida.

Mientras intentaba sobreponer mi asco, escuché el breve dialogo:

—¿Ahorcada? —preguntó un reportero, libreta y bolígrafo en mano.

—No lo parece… —acotó un agente ministerial.

—¿Entonces..?

—Esperemos el resultado del forense… Lo único que puedo adelantarte es que lleva más de dos días muerta…

La alerta policiaca ocurrió al mediodía. El cadáver fue descubierto por vecinos de la colonia Toribio Ortega, cerca del Centro de Readaptación Social y la Guarnición de Plaza.

Arre Machos escuchó la transmisión por radio y en su automóvil se acercó al lugar del hallazgo. Yo lo acompañaba.

Después de fotografiar el cadáver de la jovencita, me murmuró:

—Este crimen es muy semejante a los ocurridos en Lomas de Poleo y Lote Bravo…

En Ciudad Juárez, de agosto de 1995 a abril de 1996 fueron asesinadas dieciocho mujeres. La mayoría bajo un mismo patrón: violadas y ahorcadas.

Por el momento, la policía judicial había arrestado a once hombres, bajo sospecha de ser los responsables de los feminicidios: diez eran integrantes de una pandilla —Los Rebeldes—, y un extranjero, de origen egipcio: Abdul Latif Sharif Sharif.

El Diario envió a un reportero para cubrir la nota: Sergio Melgar. Yo estaba presente por encontrarme en el automóvil de Arre Machos. Únicamente observé cuando dos empleados del Semefo hicieron el levantamiento del cadáver. Sin embargo, fue la primera vez que percibí el indescriptible olor de la muerte.

El jueves 27 de junio de 1996 anoté en mi diario personal:

Reporteros y policías en maridaje obligado. La chica sacrificada solo será un expediente ministerial y una nota informativa. En Juárez no hay indignación social. Ningún vecino o autoridad de la colonia estuvo presente.

El mismo día del macabro hallazgo, armaba un reportaje sobre el destino de las aguas negras en la ciudad. Tuve que interrumpirlo. Por radio, J le ordenó al Arre Machos que “moneara el cadáver” de la colonia Toribio Ortega.

El 23 y 24 de junio se publicó en el Diario un amplio reportaje de mi autoría relacionado al comercio irregular y el contrabando. Lo intitularon:

Las Encrucijadas del Ambulantaje/Parte I

  El comercio informal, negocio redituable de líderes sindicales y dirigentes priistas, ha puesto en jaque al ayuntamiento juarense. Principalmente al PAN, el partido político que llevó al poder a Ramón Galindo Noriega.

Lo que aparenta ser una actividad desarrollada al margen de la ley —la venta callejera de productos no sujetos al pago de aranceles o del Impuesto al Valor Agregado—, en realidad es un abrevadero político y financiero de siete organizaciones priistas que, de manera soterrada, tienen ligas con el Partido Acción Nacional.

—Cuando Francisco Barrio Terrazas fue presidente municipal de Ciudad Juárez —de 1983 a 1986—, intentó debilitarnos y llevar a nuestra gente al PAN —recuerda el secretario general de la Confederación Revolucionaria de Obreros de México (CROM), Ricardo Catalán.

Barrio Terrazas liberó nuevos permisos para trabajar en el ambulantaje. De seis mil 500 vendedores empadronados —y afiliados al PRI— crecieron a ocho mil doscientos, en 1988.

—Les hizo un llamado para abandonar el corporativismo político y afiliarse con libertad al partido de sus preferencias.

Sin embargo, en las siguientes dos administraciones municipales, controladas por el PRI, los alcaldes Jaime Bermúdez y Jesús Macías, le devolvieron sus fueros a las organizaciones gremialistas, afines a su partido: CROC, CRT, CTM, FNOC, COR, CROM y FOP. Sin intermediarios, obtuvieron los permisos necesarios para la venta de fayuca, antojitos y refrescos.

—Se trataba de un clientelismo político muy abyecto, que en nada beneficiaba al comercio organizado. Sólo se aprovechaba de las personas sin empleo, hambrientas y ajenas a cualquier prestación laboral a la que tiene derecho — denuncia la licenciada María Antonieta Venzar, responsable del Departamento de Estadísticas de la Cámara Nacional del Comercio en esta ciudad fronteriza (Canaco).

Y revela:

—El corporativizar a grandes estamentos humanos que sólo buscan sobrevivir ante la falta de oportunidades, convirtió un problema social, en político. De igual manera, permitió tapar los verdaderos trasfondos de un negocio turbio: la piratería y el contrabando de mercancías extranjeras que evaden el pago de aranceles y el IVA.

Durante el gobierno panista, la dirección de Comercio municipal permitió que fayuqueros continuaran con el redituable negocio. Centró su atención en intentar, por segunda ocasión, de pulverizar a las organizaciones gremialistas que, desde 1993, tienen la tutela de siete mil de los 8 mil 256 vendedores ambulantes, fijos y semifijos censados.

—El dirigente municipal panista, Francisco Villarreal empezó a abordar a los solicitantes de permisos para vender en la vía pública. Les decía: Ustedes no tienen necesidad de buscar a dirigentes de algún sindicato, que sólo les saca su dinero en cuotas, vayan directamente a la Dirección de Comercio y se les liberarán los permisos —evoca Roberto Delgado Urdías, secretario general de la Confederación Revolucionaria de los Trabajadores (CRT).

La estrategia funcionó en apariencia.

De 1993 a 1995, el número de vendedores ambulantes aumentó, sin debilitar la fortaleza política y económica de las organizaciones gremiales y priistas.

La Canaco estima que existen 18 mil vendedores ambulantes en el municipio.

Diez mil están fuera del control oficial.

La pugna provocó malestar entre los cuatro mil comerciantes establecidos. De inmediato iniciaron una cruzada política contra el alcalde Galindo Noriega para intentar contener el problema y evitar el cierre de sus comercios.

Y la licenciada Venzar filtró un dato:

—De diciembre de 1994 a mayo de 1995, cuatrocientos cincuenta socios se declararon en bancarrota y cerraron su negocio.

Galindo Noriega, al tomar las riendas del ayuntamiento, designó a un ex diputado local panista, Juan Saldaña Rodríguez, como su director de Comercio. Éste intentó aplicar las mismas estrategias políticas de Villarreal: proteger las corruptelas y aliarse con las siete organizaciones que controlan el comercio informal.

No era poca cosa. En cuotas, los ambulantes le aportaban a sus líderes de cien mil a 150 mil pesos mensuales.

Y Saldaña Rodríguez también buscó allegarse de una tajada del pastel.

El funcionario incrementó el padrón de vendedores ambulantes del primer cuadro de la ciudad.

Sin embargo, la secretaria del Ayuntamiento y panista, María de la Asunción Gutiérrez de Anda no estuvo de acuerdo con los enjuagues. Lo denunció ante su amigo y alcalde.

No hubo respuesta.

Por el momento, Galindo Noriega prefirió nadar de a muertito.

Fue entonces que la Cámara Nacional de Comercio (Canaco), a través de la dirigente Nora Elena Yu Hernández, decidió dar la batalla y optar por aliarse con Gutiérrez de Anda.  (En realidad, busca debilitar a los cuadros directivos del PAN para fortalecer el liderazgo de Ramón Galindo. En menos de un año se designará al candidato oficial a gobernador de Chihuahua.) 

La renuncia del presidente del Comité Municipal del PAN, Héctor Mejía Gutiérrez —suscitada la noche del lunes 20 de mayo— puso en el ojo del huracán al director de Comercio.

El viernes 17, la secretaria del Ayuntamiento volvió a solicitar el apoyo del alcalde para despedir al director de Comercio. En esta ocasión, argumentó que el funcionario no firmó el documento que avalaba la destitución de Mejía Gutiérrez como dirigente municipal panista.

Saldaña Rodríguez se lo confió, el miércoles 22 de mayo, al periodista del Diario, Ignacio Alvarado Álvarez.

El reportero preguntó:

—A usted le pidieron firmar un documento oficial que pedía la destitución de Héctor Mejía y no lo hizo. ¿Cree que la consecuencia de esa negativa fue pedirle su renuncia?

—En relación a este documento, quien estuvo aquí fue un pariente del señor Galindo. Platicamos, comentamos el citado documento. Yo le di mi respuesta, desde luego personal, no de los empleados. Le comenté a esa buena persona incluso que no era bueno que él estuviera realizando ese tipo de trabajo pues era pariente del señor presidente municipal, y así quedó. Esto fue antes de la destitución del señor Mejía.

Alvarado Álvarez insistió:

—Eso fue el lunes, y el viernes le piden su renuncia, ¿Eso tiene que ver con la solicitud para que renuncie?

—Sí, es verdad, la renuncia me la piden el viernes a las cuatro de la tarde. Pero la verdad yo lo tomo como una coincidencia todo esto, o, un aprovechamiento, no lo sé decir yo. No puedo, así como una exactitud fue por esto y esto. Aquí se puede pensar mucho, se pueden realizar muchos juicios temerarios.

Saldaña Rodríguez fue acusado de malos manejos administrativos en la dirección de Comercio. La propia Asunción Gutiérrez, el miércoles 22, lo denuncia ante la prensa:

—Durante la presente administración, uno de los proyectos contemplados en el Plan de Gobierno, es reducir el ambulantaje en un 40 por ciento. Desgraciadamente nuestras recomendaciones no están siendo atendidas por Saldaña Rodríguez.

La Canaco la secundó.

El jueves 23, Nora Yu dijo sobre el director de Comercio:

—Es inepto y negligente y no tiene palabra. Incluso, debe investigársele porque extiende permisos de palabra a decenas de vendedores ambulantes, fijos y semifijos en el centro. Todo esto es sumamente sospechoso, porque implica una tolerancia que es también una forma de corrupción.

Y lo bautizó como el Santa Claus del comercio informal.

Subrayó:

 —Los vendedores ambulantes son gente pobre y tienen derecho a vivir de su trabajo, pero deben regularizarse y no afectar a terceros. Por ejemplo, convenimos que no se permitiría de parte de ellos la venta de flores los días de la Amistad, Madre y Muertos. Juan Saldaña lo violó. Liberó cientos de permisos a personas de otros estados del país y ningún ingreso obtuvo el ayuntamiento.

El alcalde Galindo Noriega, en actitud salomónica, salió en defensa de su empleado. En un programa de radio informó que Juan Saldaña continuaría en el cargo.

—Es un panista tradicional, trabajador, honesto y amigo de mi familia desde hace 35 años.

El edil, en realidad había ordenado se auditara la Dirección de Comercio. Otro factor de presión lo aportó la propia secretaria del Ayuntamiento: dejó de presentarse a sus oficinas bajo el argumento que Saldaña Rodríguez debía de renunciar.

El sábado 25 de mayo, a la vieja usanza priista, el funcionario buscó el apoyo político de los vendedores ambulantes. Un centenar, entre dirigentes y agremiados, acudieron al llamado. Lo hicieron frente al domicilio del funcionario, en la colonia Gregorio M. Solís. Llegaron con cartulinas y mantas de respaldo. Los vendedores ambulantes deambulaban en el mercado Cuauhtémoc, zona centro, viaducto Gustavo Díaz Ordaz y en las afueras del templo católico San Pedro y San Pablo.

Saldaña Rodríguez, al sentirse fortalecido, declaró:

—Es un apoyo desinteresado de los compañeros y es muy valiosa porque se trata de gente del pueblo… Esto demuestra una oportunidad para seguir trabajando.

Incluso, el dirigente municipal del PRI, Héctor González Mocken salió en su defensa.

Y aprovechó para criticar el comportamiento asumido por la secretaria del Ayuntamiento.

Dijo:

—Ha demostrado que carece de oficio y aptitudes de servicio. Además adoptó una postura intolerable en el caso de su director de Comercio.

El lunes 27, otro contingente de ambulantes realizó un mitin frente al Palacio Municipal. Una comisión fue recibida por Galindo Noriega.

Le demandaron no aceptar la renuncia de Saldaña García.

—Es una persona capaz y honesta —expresó Teodoro Pérez, dirigente de un grupo de comerciantes informales—. La secretaria del Ayuntamiento es parcial al proteger los intereses de la Canaco y no a la gente pobre, como nosotros.

El edil nuevamente respaldó a su colaborador.

—Es un hombre disciplinado, recto y responsable. Él no se irá.

Saldaña Rodríguez contaba con el apoyo verbal de los dirigentes de las siete centrales sindicales que aglutinan a vendedores ambulantes, fijos y semifijos. Sólo esperaban la señal del propio funcionario para movilizar a sus huestes y respaldarlo.

No tenían alguna queja en contra del ex diputado local panista.

—Por el contrario, nos permite laborar con libertad y sin chantajes —afirmó el representante de la CROM, Ricardo Catalán.

Y avalaron su dicho, Luis Vidal, dirigente de la CROC; Roberto Delgado, CRT; Luis Parra, CTM; Gerardo Hernández, FNOC y Julián Peña, FOP.

El miércoles 29 de mayo, empresarios de la Canacintra, Coparmex, Canaco y Asociación de Transportistas, en un desplegado publicado en los principales diarios, le dan el tiro de gracia a Saldaña Rodríguez.

En cinco puntos sintetizaron el sentir de quienes consideran al comercio informal como su principal enemigo a vencer.

Denunciaron:

Hay crecimiento del ambulantaje en los últimos seis meses, hay ineficiencia burocrática, hay quejas de corrupción en la Dirección del Comercio, se venden artículos robados en establecimientos fijos y semifijos y priva la anarquía y el caos final. Simplemente demandamos la renuncia del titular de esa dependencia y su reestructuración administrativa.

Galindo Noriega aprovechó la jugada política para clavarle el pincho en la espalda a su compañero de partido.

El viernes 14 de junio anunció su caída y el nombre del sucesor: Fausto Sánchez Díaz, ex empleado de la oficina descentralizada de Gobernación.

—Mi amigo Juan es una persona capaz, responsable y honesta —repitió sin alterar algún músculo de la cara ante los reporteros.

Los dirigentes de los vendedores ambulantes no cuestionaron su decisión. Previamente negociaron el arribo del nuevo director de Comercio.

El nombre de Saldaña Rodríguez jamás volvió a escucharse de su boca…

HEMEROTECA: Periodismo – Vicente Riva Palacio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s