TUMBA Y ESCOLLO

vuelaNunca te has ido

sigues ahí,

dando apoyo,

cimiento inquebrantable.

Mi sombra te hace arder,

sumirte en polvo;

tumba y escollo,

donde dormí…

¡Oh manto imperdonable!

Lodo y sangre

y huesos remolidos:

un arroyo

que evadí

por ser abominable.

Difícil levantarme

del retrato roto:

cristales desvalidos:

córneas sin luz:

alma condenable…

La ciudad es un lecho frio

que amamanta plasma

y se atraganta

en un pulmón maltrecho

e insoslayable…

HEMEROTECO: 2019-02-26_TvNotas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s