NO RENDIRSE

Por Everardo Monroy Caracas

goteo portadaEl 21 de marzo, Marilyn celebró sus tres años de vida. Me cuentan que su madre estuvo ausente. Aun así, la pequeña apagó las velas del pastel. El Happy Birthday fue entonado por su hermano Thomas, su padre y los abuelos paternos. Después vendría la entrega de regalos y el brindis de los invitados.

En Montreal el Joyeux anniversaire es celebrado como en el resto del mundo. En México tiene una variante sustancial cuando el infante cumple los tres años. Significa que la niña o el niño han sobrevivido y su presencia en la tierra está garantizada.

En siglos anteriores al XXI, un recién nacido difícilmente lograba sobrevivir. La miseria, los conflictos armados y las epidemias minaban a la población infantil.

Marilyn es una afortunada.

La evoco mientras desciendo del autobús.

Es mi nieta y lamento no haber asistido a su fiesta. Habitamos en provincias diferentes.

En diez minutos tendré que llegar al Museo de las Bellas Artes (Musée des beaux-arts de Montreal).  La rue Sherbrooke es muy concurrida por ser parte del corazón de la isla. Libia me aguarda en una cafetería cercana al museo. Recorreremos la exposición pictórica dedicada a las modelos de los grandes artistas de pinceles y pinturas de 1880 a 1950. La madre de Libia fue una de ellas.

Mis pasos son interrumpidos antes de cruzar la rue Bishop.

Un juglar de apariencia latina es enfrentado por un matrimonio de rasgos similares. Los curiosos han formado un grueso círculo humano.

—¡Regrésate a Venezuela, procubano comunista de mierda! —grita la mujer de piel morena y cabello paja.

El juglar no suelta la guitarra y continua repartiendo volantes (dépliants).

El hombre que acompaña a la mujer, mofletudo y calvo, tiene los ojos enrojecidos y los puños apretados.

El juglar evita confrontar.

Un joven de barba incipiente y rubia y ojos celestes, interviene:

—Laissez-le tranquille. Nous pouvons tous vivre sans problèmes au Québec. Peu importe d’où nous immigrons…

—¡No te metas quebeco mugroso! —responde la mujer en castellano.

Volante en mano decido retirarme.

Dos policías observan la escena. No parece interesarles el asunto.

Marilyn es canadiense, pero tiene sangre mexicana y polaca. Tendrá que vivir en una sociedad inyectada de prejuicios, rencores y temores.

Por la noche, antes de meterme a la cama, leo el volante distribuido por el juglar de cabellera rizada y piocha grisácea. Seguramente es la letra de una canción.

HE CALLADO

He callado

han hurtado mi habla

y estoy paralizado

como una tabla.

He callado

Imposible ignorar el dolor venezolano

pueblo lastimado

y espartano.

Soy venezolano

y a donde voy

llevo el canto libertario

de Alí Primera

el de ayer y hoy…

 

He callado

Y como bolivariano chavista

de un país saboteado

soy un orgulloso socialista.

He callado

a la ambición de las petroleras

que con odio envenenado

alientan oligarquías guarimberas.

Soy venezolano

Y a donde voy

llevo el canto libertario

de Alí Primera

el de ayer y hoy…

HEMEROTECA: 26-03-19-tvnotas-byneon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s