LA CARTA DEL PERDON

Por Alejandro Gutierrez/Apro

D2iX4-_W0AAlGflUna carta de Andrés Manuel López Obrador al rey de España desató una tormenta que apenas comienza. Pidió al monarca que su país se disculpara con México por las atrocidades cometidas hace medio milenio por los conquistadores. Las respuestas del otro lado del océano fueron cortantes y hasta majaderas. El Estado español rechazó pedir disculpas, pero el provocador mensaje tuvo y tiene ecos en Madrid: llegó a la Casa Real, de ahí a la cancillería, para luego ser enviado al presidente. Sacudió asimismo a la prensa y obligó a los partidos políticos –que se encuentran en campaña– a pronunciarse contra los mandatarios mexicano y español. De rebote, en México, la provocación causó apoyos, críticas y, de paso, memes.

MADRID.- El 30 de enero en Palacio Nacional, y acompañado de un reducido número de sus colaboradores, el presidente Andrés Manuel López Obrador le anunció al mandatario español, Pedro Sánchez, que le solicitaría a España una disculpa por los agravios sufridos por los pueblos indígenas durante la Conquista, coincidiendo con la efemérides de los 500 años del arribo de Hernán Cortés a lo que hoy es México.
Cincuenta y cuatro días después se hizo público que López Obrador envió una carta con ese propósito al rey Felipe VI, lo que produjo un desencuentro diplomático entre México y España y una cascada de reacciones adversas desde este país a la propuesta, principalmente de los líderes políticos que tienen en mente las elecciones generales del próximo 28 de abril. Otra carta con propósito similar fue enviada al Papa Francisco, para que la Iglesia católica pidiera perdón por los abusos cometidos por esa institución durante la Conquista.
El anuncio de enero en Palacio Nacional, que tomó desprevenido a Sánchez, ensombrecía el propósito de su viaje oficial: ser el primer dignatario recibido por el recién estrenado gobierno de la llamada Cuarta Transformación, resaltar la sintonía de dos “gobiernos progresistas”, abogar por la seguridad jurídica de las 6 mil 200 empresas españolas afincadas en México –para que pudieran participar en los proyectos de infraestructura de la nueva administración– y mostrar la “gratitud” por el gesto de haber acogido a los más de 25 mil españoles durante el exilio republicano, hace 80 años.
El presidente español, aún atónito, expresó su desacuerdo con el enfoque del anuncio y consideró que el tono de la propuesta debía matizarse, incluso discutirse en conjunto, explica a detalle una fuente española conocedora de los pormenores de la reunión en Palacio Nacional.
López Obrador le informó ahí que prepararía una carta dirigida a Felipe VI con ese fin. Incómodo, Sánchez cortó el tema y dijo que estudiaría la propuesta.
Antes de dar por terminada la reunión y ante la parca respuesta del español, López Obrador añadió que iría “a consultarlo con mi esposa”, Beatriz Gutiérrez Müller, quien desde noviembre encabeza el Consejo Asesor Honorario de la Coordinación Nacional de Memoria Histórica y a quien el gobierno de España, según la fuente consultada, tiene como responsable intelectual de la iniciativa.
La esposa de López Obrador también le trasladó la petición de perdón a la ministra de Justicia, Dolores Delgado, parte de la comitiva española. Esta información –que adelantó el diario Reforma en México y que Gutiérrez Müller desmintió– fue confirmada al corresponsal por la fuente ya citada.
Al día siguiente, luego de reunirse con empresarios españoles, hacer una guardia de honor ante el Monumento a los Niños Héroes y recibir el reconocimiento como Huésped Ilustre de manos de la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, Sánchez volvió a España, una hora antes de lo previsto.
El tema de la efemérides de la llegada de Cortés a tierras mexicanas ya perseguía al gobierno español. El 24 de enero, seis días antes del arribo de Sánchez a México, el ministro de Cultura, José Guirao, dio a conocer el Plan Internacional de Cultura, en el que, reconoció, no incluían actos conmemorativos de Hernán Cortés y aceptaba que tratar ese tema con México “es algo complicado”.
El 5 de febrero, en un desayuno organizado por Europa Press, a una pregunta de este corresponsal, el ministro respondió que “una celebración como la de Hernán Cortés hubiera requerido que hace dos años se hubiera puesto en marcha, como se hizo con Magallanes y Elcano”, pero cuando llegó al ministerio, en junio pasado, “no había nada preparado”.
“No tenemos ningún problema por conmemorar y dignificar la figura de Hernán Cortés, pero debo decir que la Casa de América, la embajada de España en ­México y el Centro Cultural de España en México sí tienen programas; quien no lo tiene es el ministerio, lo estamos confeccionando e intentaremos acordarlo con los mexicanos.
“Pero también hay que señalar que en México la figura de Hernán Cortés no es muy simpática”, y si bien “el gobierno español tiene el derecho y la obligación absoluta de celebrar a Hernán Cortés, también tendremos que ser respetuosos con un país soberano, como México, y no será fácil”, reconoció.
La ruta de la filtración
El viernes 1, mediante “conductos diplomáticos”, la carta de López Obrador al rey se envió directamente al Palacio de la Zarzuela, sede de la Casa Real. Posteriormente la misiva fue canalizada por la Casa Real al Ministerio de Asuntos Exteriores, para que el gobierno de Sánchez gestionara el tema, explicó la fuente consultada.
No fue sino hasta unos minutos después de las 13:00 horas en México (20:00 horas en Madrid) del lunes 25, cuando el diario español El País difundió en primicia, en su web y redes sociales, la noticia con el encabezado: López Obrador pide al Rey que España se disculpe por los abusos de la Conquista.
Al adelantar el diario el anuncio que López Obrador haría ese mismo día a las 17:00, horas de México, en un acto público en Centla, Tabasco, el presidente pospuso un viaje programado a la Quinta Zona Naval Militar, en Frontera, Tabasco, donde iba a entregar las condecoraciones Perseverancia Excepcional Primera Clase a los marinos, y se dirigió a la zona arqueológica de Comalcalco para elaborar un video que se difundió en redes sociales.
Acompañado por su esposa, en el video señala que ese día se conmemoraban los 500 años de la batalla de Centla –pese a que esta primera acción bélica de la Conquista sucedió el 14 de marzo de 1519– entre las fuerzas de Hernán Cortés y los mayas-chontales.

@lopezobrador_Estamos en Comalcalco, vamos a Centla a conmemorar 500 años de la batalla de los españoles contra la resistencia de los mayas-chontales.14:16 – 25 mar. 2019

Fue la primera “batalla de la llamada Conquista o descubrimiento o encuentro de dos mundos o de dos culturas. Lo cierto es que fue una invasión y se cometieron muchas arbitrariedades; se sometió a los pueblos que habitaban lo que ahora conocemos como nuestra América, todo el continente nuevo, recién descubierto”, dice en el video.
En una alocución de casi siete minutos, señala que “fue una invasión” y por eso iba a hablar de este tema en ­Centla “y por eso le pedí a Beatriz que me acompañara, porque ella además de literata está trabajando en la historia, hizo su tesis sobre Bernal Díaz del Castillo, que es el cronista principal, el principal testigo…”.
La esposa del presidente dice en el video que desde 2019 y hasta 2021 “se van a ir recordando los diferentes acontecimientos de la llamada Conquista. Otra cosa importante es la matanza de Cholula, la Noche Triste y finalmente la caída de la ciudad de Tenochtitlan”.
López Obrador señala que “es muy polémico el tema” y adelanta que “envié una carta al rey de España, y otra carta al Papa, para que se haga un relato de agravios y se pida perdón a los pueblos originarios por las violaciones a lo que ahora se conoce como derechos humanos. Hubo matanzas, imposiciones, la llamada Conquista se hizo con la espada y con la cruz; se edificaron las iglesias arriba de los templos. Bueno, se excomulgó a nuestros héroes patrios, a los padres de nuestra patria, a Hidalgo y Morelos. Es tiempo de decir: ‘Vamos a reconciliarnos, pero primero pidamos perdón’”.
Anunció también que él pedirá perdón por los hechos acontecidos durante la Colonia. “Hubo mucha represión a los pueblos originarios, fundamentalmente lo que pasó con el exterminio a los yaquis, a los mayas, incluso el exterminio a los chinos en plena Revolución Mexicana, desde el porfiriato y luego, tenemos que pedir perdón, y que el 2021 sea el año de la reconciliación histórica”.
Luego, en el acto en Centla, Gutiérrez Müller hizo un pormenorizado relato del episodio histórico y López Obrador repitió el mismo mensaje del video, la petición de una disculpa histórica y que 2021 sea un año de reconciliación.

Desde la capital española, el gobierno de Sánchez reaccionó emitiendo un contundente comunicado que colgó el Ministerio de Exteriores en su sitio en internet, en el que “lamenta profundamente que se haya hecho pública la carta” que López Obrador envió al monarca “y cuyo contenido rechazamos con toda firmeza”.
Dice: “La llegada, hace 500 años, de los españoles a las actuales tierras mexicanas no puede juzgarse a la luz de consideraciones contemporáneas. Nuestros pueblos hermanos han sabido siempre leer nuestro pasado compartido sin ira y con una perspectiva constructiva, como pueblos libres con una herencia común y una proyección extraordinaria”. Y ­reitera su disposición a “trabajar conjuntamente con México para intensificar las relaciones de amistad y cooperación existentes” que permitan “afrontar los retos futuros”.
Factor electoral… en España
El revuelo provocado por la iniciativa mexicana tomó al rey Felipe VI y a su esposa, Letizia, en Argentina, donde habían llegado la noche del domingo 24 para iniciar una gira de tres días.
Desde Buenos Aires, el ministro de Exteriores, Josep Borrell, declaró que “obviamente” no van a presentar esas “extemporáneas disculpas”. “Del mismo modo que no vamos a pedir a la República Francesa que presente disculpas por lo que hicieron los soldados de Napoleón cuando invadieron España. Ni los franceses van a pedir a los italianos que se disculpen por la conquista de las Galias de Julio César”.
Explicó que ya había trasladado la molestia de España a su par mexicano, Marcelo Ebrard. “Vamos a hacer todo lo posible para que las relaciones entre los pueblos y los gobiernos no se vean enturbiadas por esta iniciativa desafortunada”.
La vicepresidenta, Carmen Calvo, también se sumó al rechazo. “El jefe del Estado, el rey Felipe VI, no tiene que pedir perdón a ningún país y no va a ocurrir eso”, dijo.
El tema le vino como anillo al dedo a los dirigentes de los partidos españoles que están en campaña electoral, primordialmente los de derecha, quienes usaron el tema para enaltecer el orgullo patrio, atacar a México y a Sánchez.
Pablo Casado, dirigente del conservador Partido Popular, la consideró “una afrenta para España”. Desde Jerez de la Frontera señaló que es “inadmisible” la exigencia de López Obrador, a quien llamó “el amigo de Sánchez”, y exigió al gobierno que le diga a ese “gobierno izquierdista” que España “no acepta difamaciones sobre nuestra contribución”.
Casado, quien ya en el pasado destacó que “la hispanidad es la etapa más brillante del hombre desde la romanización”, añadió: “Demuestra una ignorancia escandalosa y es una afrenta contra España y su historia”. Y criticó al gobierno español porque “no vale con notas de oficio de embajadas ni declaraciones edulcoradas de embajadores”, porque Sánchez se ha puesto del lado de los “comunistas, dictadores y populistas”.
Rechazó la “leyenda negra de España. Ni en la que se trazó hace siglos ni la que la izquierda acomplejada intenta ahora escribir. Somos una de las naciones más importantes de la historia de la humanidad”.
El dirigente de Ciudadanos, Albert Rivera, tuiteó que la carta al rey es una “ofensa intolerable al pueblo español. Así actúa el populismo: falseando la historia y buscando el enfrentamiento. Cuando gobernemos lideraremos la unión y colaboración entre España y las naciones hermanas de Latinoamérica”.
También el dirigente del ultraderechista Vox, Santiago Abascal, escribió en su cuenta: “López Obrador, contagiado de socialismo indigenista, no entiende que al pedir reparaciones a España en realidad está insultando a Méjico”.
Los únicos que respaldaron la iniciativa de México fueron la vocera parlamentaria de Podemos, Ione Belarra; Alberto Garzón, dirigente de Izquierda Unida; y el líder vasco de EH-Bildu, Joseba Permach.
La primera tuiteó que “López Obrador es el digno presidente de México. Tiene mucha razón en exigirle al Rey que pida perdón por los abusos en la ‘Conquista’. Si gobierna Podemos habrá un proceso de recuperación de la memoria democrática y colonial que restaure a las víctimas”.
Una de las opiniones más duras fue la del escritor y académico Arturo Pérez Reverte, quien en un tuit le reviró al mandatario mexicano que debe ser él quien se disculpe. “Si este individuo se cree de verdad lo que dice, es un imbécil. Si no se lo cree, es un sinvergüenza”.
Márquez: “Bienvenida la polémica”
El lunes 25, cuando estalló la polémica, Enrique Márquez, titular de la Dirección Ejecutiva de Diplomacia Cultural de la Secretaría de Relaciones Exteriores, estaba en Madrid para presentar su plan de trabajo para España en 2019, cuyos temas centrales son los 80 años del exilio republicano español y los cinco siglos de la Conquista, asuntos que había abordado en entrevista con Judith Amador y Armando Ponce (Proceso 2209).
En esta gira Márquez acompañó a la embajadora Roberta Lajous durante el nombramiento del historiador Jorge F. Hernández como director del Instituto de México; él será el encargado de desarrollar el programa de estas conmemoraciones, en coordinación con la Casa de México.
En entrevista con el corresponsal, Márquez sostiene que efectivamente “ha habido una reacción y en eso hay que ser muy cautos. No hay que ser tremendistas ni obcecados en los desenlaces, porque un proceso como éste es una polémica internacional que está cargada de matices de distintos significados, y no todas las reacciones son negativas”.
Explica, por ejemplo, que el martes 26, un día después de estallada la controversia, Lajous ofreció una comida en la residencia oficial para Cuauhtémoc Cárdenas –quien preside la Comisión Mexicana para la Celebración de los 80 Años del Exilio Republicano– y para él mismo, a la que acudieron, entre otros, la alcalde de Madrid, Manuela Carmena; la subsecretaria de Justicia para la Memoria Histórica, Cristina Alatorre; y el director general de Memoria Histórica de España, Fernando Martínez.
Y un día después tuvieron una reunión de trabajo en el Ministerio de Justicia para desarrollar una agenda conjunta de conmemoraciones.
“Fue una reunión donde llegamos a amplios acuerdos sobre la conmemoración del exilio. Luego pasó a saludarnos la ministra Dolores Delgado. Es decir, hay muchos espacios de normalidad en la relación”, dice.
“Esto me hace suponer que una vez superado el escenario actual y pasado el proceso electoral en España, el 28 de abril, se abrirán espacios para avanzar en una solución de concordia y de reconciliación, que eso es al final lo que el presidente López Obrador está pidiendo, es decir, repasemos el tema de la reconciliación histórica como paso fundamental para nuestras naciones. No es una revisión para separarnos.”
–¿Este desencuentro puede afectar las relaciones bilaterales?
–No creo que haya riesgo de grandes fisuras. Entiendo que son muy importantes los vínculos que se dan a partir de las balanzas comerciales, pero son fundamentales los vínculos que se dan a partir de las culturas. O por no querernos sacudir la modorra o por no incomodar a nadie, ¿vamos a permanecer en la indiferencia y en el olvido o la frustración? Pues bienvenida la polémica, pero una polémica respetuosa, fundada y plural. Que pueda llevarse luego al campo social para que ayude a nutrir una idea clara del pensamiento nacional en México y en España. Estoy convencido de que esto ayudará a fortalecer en el futuro las relaciones bilaterales de nuestros países.
–Desde España se achaca a esta iniciativa un propósito revisionista, y fuentes consultadas para este reportaje critican la injerencia de la pareja del presidente en la iniciativa, ¿qué opinión le merece?
–En toda conmemoración histórica, y una tan relevante como los cinco siglos de la llegada de Cortés y el inicio de la Conquista en México, es natural que se produzcan procesos de revisionismo historiográfico. Se hizo en ocasión del bicentenario de la Revolución Francesa en 1989. En México se hizo en ocasión del Bicentenario de la Independencia y el Centenario de la Revolución de 1910, y en todos estos casos se ha logrado enriquecer las visiones. Para eso sirven los procesos revisionistas, te llevan a un mejor conocimiento en procesos complejos.
“Cuando se plantea la necesidad de discutir en el presente gobierno lo ocurrido hace 500 años, es un acto de salud académica, historiográfica, y yo diría de mayor conciencia sobre la identidad. Revisar el tema de la Conquista es revisar el tema del mestizaje, los procesos para la configuración de una nación pluricultural, con todos los procesos que lleva el mundo colonial. Bueno, que los historiadores mexicanos, que la esposa del presidente, en tanto historiadora, tengan una iniciativa de este tamaño no nos debe llamar a extrañeza. Debemos verlo como naturalidad.
“Que presida una comisión de memoria histórica en tanto historiadora, es una iniciativa con sanas intenciones de conocimiento.”
–¿Qué viene?¿Cuáles son los siguientes pasos?
–Estamos convencidos de que habrá condiciones para plantear una programación de eventos comunes, ligados a la ruta conmemorativa de 2019 a 2021, que habíamos vislumbrado antes de estos hechos.
“Organizaremos una serie de coloquios y foros de muy alto nivel, muy similares a los que organizó Octavio Paz (La Experiencia de la Libertad), con historiadores, intelectuales y académicos de todas las corrientes, muy plural, de España, de México y otros países.
“Uno debería estar dedicado a la Conquista como un hecho militar y como hecho cultural. Otro, dedicado a la conquista de las utopías, que son esos proyectos ideológicos que tienen que ver con el encuentro de los españoles con nuestro mundo, que lo llaman el Nuevo Mundo, pero no por descubrirlo, sino el nuevo mundo utópico a partir de la cual volvieron a soñar, eso fue lo que les ofrecieron nuestras culturas originarias.
“Estoy pensando en el Colegio de Santa Cruz de Tlatelolco con los frailes españoles, estoy pensando en fray Bartolomé de las Casas y su sistemática defensa de los pueblos indígenas. Es una propuesta que hemos desarrollado hace tiempo: la conquista militar, la conquista de las utopías y la conquista como nación.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s