CALLA

vuelaDurante el alba, en bata, sembramos polen de huesos

tersos…

Y aramos más dolor con la resequedad del habla.

Nos entregamos al juicio de los sordos

para cosechar silencios.

Nada debe salir de las impurezas de mi lengua

al hurgar en las branquias de los dorados perdidos.

Desde tu atardecer y con los años bisiestos, pescamos

odios…

Y cazamos los dedos secos de las ramas inmóviles

sin obtener el suspiro final de los enamorados solitarios.

Estamos ya olvidados de los besos impuros

que los pedigüeños de la tierra llenan de lágrimas ajenas

los morrales del tedio.

HEMEROTECA:

pro2215

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s