LOS SUDORES DE MAYO

la langosta portadaLa cerveza es agua corriente para los sedientos de mayo.

Pech sigue ausente por el asunto del Perú.

Anoche nos comunicamos por Messenger.

Pech tiene la certidumbre de que saldrá airoso con el asunto de Lucanamarca.

Está de buen talante.

—¡Qué paja!, me han dado buen trato en la corte superior de justicia de Ayacucho…

La Langosta pasó a segundo término.

Si el negocio fue mencionado es por yo aludir la bronca de Viviana con el paraco Falcón. Nuestra amiga le soltó un par de pijazos al reclamarle su salida con un venezolano chavista.

Aparte del incidente, no hay mucho que contar.

Mayo empezó con el pie derecho.

Montreal recibió la temporada con un verdor apabullante.

Parques y jardines domiciliarios desbordan vida. Los cinco meses de nieve continua quedaron atrás. Lo mismo el desfile intermitente de chaquetones, abrigos, gorros, guantes y botas antirrapantes.

Viviana se presentó en minifalda. Sus gruesas y bronceadas piernas fueron festejadas por la concurrencia. Incluso, dejó en su departamento el sostén.

Sus pechos de nana negra, liberados al término de los fríos invernales, no dejaron de estremecerse a cada movimiento de piernas.

Pech centró la charla sobre su paso por Lima y Ayacucho.

Es posible que regrese a su país de origen al recibir los beneficios de la jubilación. Antes, tiene que sepultar su pasado de guerrillero maoísta y reconciliarse con sus víctimas.

El pasado cala y debe superar el entuerto.

Falcón es el único que preguntó por el peruano. Preferí no comentarle lo de la video llamada. El colombiano es un vicioso y boca floja. Un verdadero cerote por su apego al paramilitarismo. Ya lo he escrito en otras ocasiones.

Dionisio Iñago, el venezolano, no ocultó su simpatía al chavismo. El paraco, al escucharlo, le soltó una sarta de hijo e putas y güevón que, de no ser por Viviana, La Langosta estaría clausurado en estos momentos.

Venezuela es un apetitoso pastel de curubas y jobos de las petroleras yanquis. No les interesa causarle sufrimiento a los chavistas y no chavistas en su afán de apropiarse de la riqueza natural de la tierra de Bolívar.

Los chavistas han dado muestras de heroísmo y paciencia franciscana. Su apago a la paz y su amor al prójimo los ha blindado del odio y la ambición voraz de la oligarquía criolla y del gobierno estadounidense.

Difícilmente serán derrotados.

Iñago no mentía.

El paraco ya está alejado de su espacio geográfico natural —Medellín y sus alrededores—, pero su rencor anticomunista lo ha convertido en un auténtico personaje de Marvel: War machine o Capitán América. La doctrina neoliberal, de saqueo y genocidio, corre por sus venas y neuronas.

Falcón es una calamidad con cerebro y brazos de primate.

Viviana lo consecuenta por abastecerla de perico y anfetaminas.

Pech únicamente peló la dentadura y lanzó un pujidito cuando le comenté lo del incidente.

  En dos semanas regresa a Montreal y de aquí viaja a Madrid, donde se reunirá con viejos camaradas de Sendero Luminoso. Todos anhelan la amnistía para cerrar el capítulo de esa etapa oscura del Perú.

Le duele que dieciocho niños fueran ejecutados durante su incursión a la provincia de Huaca Santos. La fecha aún le quema las entrañas: 3 de abril de 1983.

Vengar a su compa Oligario Curitomay lo marcó de por vida.

Soy de los pocos amigos que conoce su pasado. Es posible que escriba un libro sobre su etapa de guerrillero maoísta. Pech tiene dudas, pero al final cederá.

Debo reconocer que Viviana a sacado el negocio con responsabilidad. El bar huele a flores y hasta los sanitarios funcionan a la perfección. Los parroquianos, tan viejos como yo, aplauden el buen trato que reciben. Picheles y cubetas cargadas de hielo y cerveza no cesan de correr de mesa en mesa.

La sed es evidente.

El calor hace de las suyas en nuestras toscas gargantas. La cerveza fría reconforta y domestica tristezas y añoranzas.

El policía que abordó a Falcón por el incidente con el venezolano, no trascendió. El muy bolo convenció al chonte de haber protegido su integridad al defender el honor de los amantes de la libertad y la democracia canadiense. El guerejo de uniforme, al enterarse que Iñago simpatizaba con el comunismo chavista, hizo algunas anotaciones en su libreta y se retiró del local.

Mayo tolera todo al ser acariciado por el sol primaveral.

VIDEOTECA:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s