EL PRIMO

sommus portada-¿Medea es mi madre?

Es posible.

De ser cierto, ¿cómo es que sobreviví?

El sueño es continuo.

Mi primo Eurípides insiste:

—Si duermes, aguanta vara

Y tiene razón.

Medio morir tiene sus consecuencias. Media vida perdida. Los órganos humanos, e incluyo la sangre, conviven en forma horizontal durante el sueño, no piramidal.

Por lo tanto, Eurípides concluye:

—La masa tiene el mando a mano alzada… Los líderes y el Comité Directivo Nacional, apestan…

Una debilidad de mi padre llamó la atención de la prensa rosa.

La Verdad de Corinto lo resaltó a grandes letras en su portada:

El General Jason Pérez, bígamo y corrupto…

Medea Reda, mi madre, enloqueció. Llegó al parricidio para evitar la vergüenza.

De los tres Pérez Reda, uno la libró.

Pilar, mi nodriza, evitó que el vaso de jugo de naranja llegara a mis manos.

Y fui un menso en creerlo.

Chala y Lino murieron envenenados. Me enteré a detalle, precisamente por La Verdad de Corinto.

Eurípides renta una pestilente buhardilla en Atenas, el barrio griego menos concurrido de Montreal. En dos ocasiones lo acompañé en sus recorridos por el viejo puerto.

Siempre lo noté evasivo, hasta hostil.

—No me diga primo, solo Eurípides…

—Un primo, es un primo —recordaba.

—Prefiero ser su mentor, por ganarle en años…

Una década después de la tragedia, por boca de mi nodriza, me enteraría de la verdad.

Y no voy a repetirla.

Estoy sano y salvo.

Y es lo que cuenta.

HEMEROTECA: 18 junio 2019TvNotas –

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s