PRI, EL JUEGO DEL TRAPAZO…

Por José Gil Olmos/Apro

imagesLas acusaciones de fraude, compra de votos y rebase de topes de campaña ya aparecieron en la contienda interna del PRI, en la cual el aspirante más señalado es Alejandro Moreno, a quien se acusa de ser el “candidato de la cúpula”.
La conflictiva situación ya originó fracturas en el PRI y más imputaciones a la actual dirigencia de Claudia Ruiz Massieu, así como a los 11 gobernadores priístas que manifestaron su apoyo al exmandatario Alejandro Moreno. A éstos, principalmente al mexiquense Alfredo del Mazo, se les señala de inflar el padrón con nuevos militantes “comprados” a favor de Moreno y de entregarle dinero.
Ulises Ruiz y Coral Valencia, a quienes la Comisión Nacional de Procesos Internos les negó el registro por no contar con todos los apoyos marcados en los estatutos, acusan que con esa acción la cúpula cargó los dados a favor de Alejandro Moreno.
Más trapitos al sol
Lo atribuyen a que su fórmula anunció que si ganaba haría lo posible para que se investigara al expresidente Enrique Peña Nieto por actos de corrupción en su gobierno que también afectaron al partido.
“El PRI está secuestrado por unos cuantos, por los que siempre se benefician, por los que siempre tienen la oportunidad de tener un cargo”, dijo Carolina Valencia, del Movimiento Territorial y aspirante a la secretaria general, entrevistada en las instalaciones de una televisora durante un recorrido por Guanajuato.
En tanto, Ulises Ruiz demandó la suspensión de los derechos políticos de Moreno luego de que se le atribuyera la propiedad de un inmueble con valor de casi 50 millones de pesos, ubicado en una zona escénica de playa en Campeche, con mil 900 metros cuadrados de construcción en un área de 7 mil.
Según Ruiz, a su vez exgobernador de Oaxaca, el expresidente Peña Nieto comprometió la entrega del PRI con el presidente Andrés Manuel López Obrador y por eso apoya a Moreno, que es parte de la negociación.
Coincide con este señalamiento la exgobernadora de Yucatán Ivonne Ortega, quien afirma que López Obrador está metido en la contienda interna y que gobernadores como el de Oaxaca, Alejandro Murat, forman parte del acuerdo entre Peña Nieto y López Obrador para que Moreno presida el tricolor.
Su compañero de fórmula, José Alfaro, asegura: “La cúpula está desesperada porque su candidato (Alejandro Moreno) no levanta, por lo que su estrategia se basa en rumores y mentiras. Les pedimos que dejen de inventar chismes, Ivonne y yo vamos muy bien en esta lucha para acabar con las mañas cupulares como el amiguismo, el dedazo y la imposición”.
Colaboradores de Ortega y Alfaro informaron que esa campaña contra ellos incluye videos en redes sociales en los cuales otros grupos del PRI falsifican la propaganda de su fórmula y sustituyen textos para denostarla.
En entrevista con Proceso, Ivonne Ortega afirma que ya registraron y entregaron los videos y mensajes mencionados a las instancias correspondientes del partido para que actúen conforme a los estatutos.
El 11 de agosto se instalarán 6 mil casillas para los comicios internos y se usará el padrón de 6 millones 605 mil 740 militantes registrados en el Instituto Nacional Electoral. Todo el proceso costará alrededor de 80 millones de pesos, que el partido consiguió mediante la hipoteca de su edificio en José María Lafragua número 3, colonia Tabacalera. Se estableció que cada candidato gaste 4 millones 290 mil pesos.
A la caza de mapaches
La imagen de Alejandro Moreno, a quien los priistas llaman Alito y sus detractores Amlito, por su presunta cercanía con el presidente López Obrador, sufrió un golpe cuando el diario Reforma dio a conocer que tiene una propiedad valuada en casi 50 millones de pesos.
No respondió Moreno. Su vocero Paul Ospital envió al periódico una carta en la cual afirma que la casa del gobernador con licencia sólo abarca tres y no siete lotes, y que su precio aumentó debido a que, al comprar los terrenos, entre 2011 y 2015, estaban cubiertos de maleza.
La aspirante Ivonne Ortega se refirió a ello en la entrevista con este semanario:
“Ya tenemos otro escándalo de otra casita blanca, que ahora Alito tiene que aclarar”.
—Se está jugando la credibilidad del partido, que es el punto esencial de todo este proceso… —se le comenta a la exgobernadora de Yucatán.
—El 11 de agosto lo que se juega es saber si queremos que sigan unos cuantos decidiendo por el partido y que nos ha llevado hasta donde estamos hoy o si la militancia real, la de a pie y que sufre ahora las embestidas de los gobiernos, es la que va a decidir. Lo que José Encarnación y yo queremos es tener la voz de la militancia desde la dirigencia.
—¿Se está jugando limpio?
—Lo que se ha comentado se ha quedado corto. El reto más grande ya lo pasamos el 22 de junio, con el registro obtenido a pesar de todos los candados, de manera que al final no se cumplan y quede un candidato de unidad. Pero no es verdad, no es candidato de unidad, es el candidato de la imposición.
Manifiesta que al interior del PRI ya se está organizando la “cargada”: “Más que convencer a la militancia, lo que quieren es dar línea, obligarlos con amenazas, asustándolos, diciendo que los van a despedir y una serie de cosas que han venido haciendo y que las tenemos documentadas para presentarlas en las instancias partidistas”.
—¿Compra de votos?
—Seguramente lo van a intentar, pero no lo vamos a permitir, vamos a tener gente en todo el territorio para que esas cosas no ocurran.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s