OSCURO PLIEGUE DE UN PLIEGO

Por Mathieu Tourliere/Apro

fertinalGracias a sociedades fachada constituidas en Suecia, Ricardo Salinas Pliego se hizo socio de Grupo Fertinal a finales de 2015, cuando Pemex compró esa compañía por 635 millones de dólares en una transacción que incluyó el reparto de un polémico dividendo de 51 millones de dólares, pese a que dicha empresa estaba en quiebra.
Actas del registro del comercio de Suecia y de Luxemburgo consultadas por Proceso revelan que NPK Holding AB —una de las sociedades fachada suecas que detentaba formalmente las acciones de Grupo Fertinal en el momento de la venta a Pemex—, también tuvo inversiones en dos empresas de Estados Unidos: Sezmi Corporation y Skyfiber Corporation, ambas ligadas al Grupo Salinas.
Además, este semanario consultó centenares de documentos corporativos internos de Grupo Fertinal y confirmó que entre 2006 y 2016 Salinas Pliego tuvo una serie de operadores en puestos clave de la compañía productora de fertilizantes, pese a que Fabio Massimo Covarrubias Piffer, entonces director general, era su rostro visible.
Los desvíos y la denuncia
El pasado 18 de junio el diario El Universal reveló que un “informante” interpuso una denuncia ante la SEC (la comisión estadounidense de valores) y el Departamento de Justicia, en la cual señaló que el ex presidente Enrique Peña Nieto autorizó la compra de Fertinal a cambio de un soborno de 50 millones de dólares —monto equivalente al del dividendo mencionado— y afirmó que ese dinero se repartió por medio del fideicomiso F470 de Banco Azteca.
Salinas Pliego siempre negó ser socio de Fertinal. Se limitó a reconocer que entre 2008 y 2015 Banco Azteca y Arrendadora Internacional Azteca —del Grupo Salinas— prestaron 406 millones de dólares a la empresa. A cambio, se quedaron con todos los bienes y las acciones de Covarrubias en prenda y se convirtieron en la “tesorería” de Fertinal, según los documentos consultados.
En 2008, por ejemplo, cuatro abogados directamente vinculados con Salinas Pliego —Guillermo Ricárdez Pacheco, Felipe Fernández Barrera, Raúl Maldonado Parra y José Luis Rodríguez Cervantes— podían operar en 51 cuentas bancarias que Grupo Fertinal tenía en Banco Azteca, Banco del Bajío, Ixe, Afirme, HSBC y BBVA.
Cuando Pemex adquirió la empresa, NPK Holding AB y una sociedad fachada constituida en Bélgica —Base Rock, BVBA— controlaban 28.92% de las acciones de Grupo Fertinal. Ambas estaban vinculadas a una misma cuenta bancaria abierta en el banco suizo Bank von Roll AG, de Zúrich, con intermediaciones del Bank of New York Mellon y de Credit Suisse.
Covarrubias, quien dirigió Fertinal entre 1992 y 2016, detentaba el 71% restante. Algunas acciones estaban a su nombre; otras, detrás de una empresa mexicana y una sociedad fachada creada en Londres, y algunas más a través de una red de familiares y allegados.
Covarrubias disponía de una cuenta en el Integrity Bank, de Houston.
La operación de compraventa de Grupo Fertinal, bautizada Proyecto Kimora, se llevó a cabo en 2015, durante la gestión de Emilio Lozoya Austin al frente de Pemex.
‘No, que yo sepa’
En una carta enviada en junio pasado a este semanario (Proceso 2223), Tristán Canales Najjar, vicepresidente de Información y Asuntos Públicos de Grupo Salinas, descalificó un reportaje publicado la semana anterior, al que tachó como “historia inexistente de injerencia de instituciones financieras de Grupo Salinas en Fertinal”.
Cuestionado al respecto durante el programa radiofónico matutino de Carmen Aristegui el pasado 26 de junio, Covarrubias Piffer se enredó: “Por un lado hay bancos de inversión que son las famosas NPK, que fueron empresas belgas…”, expresó.
—¿Relacionadas con Salinas Pliego? —repreguntó la periodista.
—No, que yo sepa —contestó Covarrubias.
—¿Podría ser? —insistió Aristegui.
—No lo sé, sinceramente. Pero que yo sepa, no —reviró el empresario de origen italiano.
Dos razones hacen inverosímil que Covarrubias no supiera si Salinas Pliego estuvo o no detrás de las sociedades, que no eran “bancos de inversión”, sino compañías fachada.
Primero, porque conoce muy bien a Salinas Pliego, con el que ha sido socio en varios negocios en México y Estados Unidos. Y segundo, porque Covarrubias estuvo en el centro del proceso de subasta de acciones de Grupo Fertinal, que el Instituto para la Protección al Ahorro Bancario (IPAB) llevó a cabo entre julio y agosto de 2006.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s