UN DIA MÁS

EL FUEGOVI

No debo desfasarme en este encierro cartujano.

Mishima y sus Confesiones de una máscara atrajeron mi interés. Una novela intimista que adquirí por la mañana.

El no poder coincidir con Alma Luna, a través del Messenger es motivo de desconsuelo.

Mi regreso a Huayacocotla estuvo invadido de reflexiones y ansiedad.

Es verdad lo que me comenta Oscar.

Ella es el centro de mi universo afectivo. Tiene el suficiente talento para darme las herramientas necesarias y así lograr comunicarnos y aclarar dudas.

Mi parte está en no declinar en mi disciplina laboral y productiva. Los grabados avanzan, fluyen con libertad y se amontonan en la mesa.

Me comuniqué a Manzanillo y la abuela me comentó que Libia se ausenta los fines de semana. Quiere que hable con ella. No lo haré. Tiene 19 años y experimenta emociones. De necesitarme, sabe que estoy en el rancho de mi padre.

Pasé a la casona de la prima Ana. La encontré en la cocina. Hizo alubias con chorizo y chalupas de frijol refrito y compartió. Da alegría saludarla por ocurrente y dicharachera. Es rolliza, de chapas coloradas, como manzanas y de ojos almendrados y risa fácil.

No le gusta verme deschavetado y cabizbajo.

Las penas con pan son buenas —sentencia y pone en la mesa un la cazuela de alubias con rebanadas de plátano macho.

—No tengo apetito, ando que no me calienta el sol…

—Ándale, ándale, no te hagas del rogar… Si la mujer te vuelve a ver, que le guste tu aspecto… Y quítate esos pelos de la cara que pareces fauno…

—Lo haré… —le prometo para tranquilizarla.

La prima Ana es divorciada. Su único hijo, Abel, vive en los Estados Unidos. Es de mi edad, pero ella asistió a un colegio de monjas, mientras yo cursé la primaria en una escuela pública.

—La verdad, prima, no sé qué hacer… Amo a esa cabrona de Nayarit y me enferma su aislamiento…

—Te comprendo, pri… Cuando uno se enamora ni los campanarios de Huayacocotla se escuchan como ahorita…

No logro sustraerme a esa realidad que me enfrenta.

Por el momento, tengo que concluir los dibujos sobre los cuatro años del gobierno nayarita y pugnar por la reconciliación con Alma Luna.

La separación carece de sustancia y podredumbre.

Mientras exista ese encantamiento shakesperiano, evitaré cualquier relación extramarital.

—Tengo que recuperarla, prima…

—Es lo mejor… O simplemente hablar y aclarar paradas… Tal vez el asunto no sea tan grave. Ya hasta tengo curiosidad de conocerla…

—Te vas a entender muy bien con ella. Es una mujer muy inteligente y sencilla…

—Y buenota, según me la has descrito…

—Muy buenota…

—¿Vas a ir mañana con Oscar y Rocío a las truchas?

—Sí, debo distraerme un poco…

—Me habló Oscarín y me lo dijo. Quiere que te echemos montón para sacarte de esa depre, pri.

—No es depresión, es tristeza creativa. No pierdo el tiempo. Necesito ese dinero para resolver mis ansiedades.

—Pasa aquí la Noche buena. Abel llega con mi nuera y los nietos. Le va a dar gusto verte. Tantos años sin saber de ti.

—Gracias prima, pero quiero conocer a la bebita de Rolando, el primogénito de Alma Luna. Le dije que iría a visitarlos. El Año nuevo, quiero pasarlo en Manzanillo, con la suegra.

—Eres un cabresto pri, nunca nos has traído a los sobrinos…

Como despacio, pensativo. Del otro lado del comedor hay un largo pasillo bordeado de macetas con geranios, no me olvides y margaritas.

El jardín llega al portón de entrada. En el centro sobresale una fuente de mármol con un angelito que orina. Abel lo adquirió en una de sus visitas a Roma.

Ana me regaló un morral de ixtle con limas, limones y mandarinas. De paso, me prestó un jorongo de lana cruda, del sobrino.

Ya en la cabaña reanudé mis actividades creativas.

Trabajé otro mes de la crónica pictórica de gobierno y pulí dos cuentos que concebí una noche antes.

La tarde era fresca, pero la niebla empezaba a descender de las montañas.

Un día más sin Alma Luna…

VIDEOTECA (descarga): https://zoowoman.website/wp/links/mov2jlguh27064/

HEMEROTECA: Mishima o la vision del vacio – Marguerite Yourcenar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s