LA CHATARRA DE CARRERA

Por Alejandro Gutiérrez/Apro

carreraMADRID.- El gobierno de Andrés Manuel López Obrador impuso una sanción resarcitoria que resulta histórica para un exfuncionario mexicano: 4 mil 200 millones de pesos e inhabilitación de 10 años. La penalización es contra José Manuel Carrera Panizzo por su responsabilidad como alto funcionario de Pemex cuando se efectuó la compra y capitalización de la planta Agronitrogenados.
La noticia no pasó inadvertida para quienes conocieron a Carrera Panizzo en España, donde se le abrieron las puertas de los principales despachos, sobre todo después de su nombramiento como director corporativo de Alianzas y Nuevos Negocios de Pemex y de la filial PMI Comercio Internacional en agosto de 2013.
“Es un experto en finanzas y creció en Pemex bajo el cobijo de sus amigos, algunos de los cuales luego tuvieron un mayor protagonismo en las actividades públicas”, dice una fuente de un despacho español que conoce a Carrera.
Terminó el compadrazgo
Dos de esos amigos incondicionales, quienes siempre le brindaron su apoyo, fueron Juan José Suárez Coppel y Emilio Lozoya, ambos directores generales de Pemex, el primero en el gobierno de Felipe Calderón y el segundo con Enrique Peña Nieto.
La comunicación que mantuvo con ambos directores generales fue siempre fluida y directa, lo que se fue reflejando en su ascenso en posiciones en la petrolera. Fue el operador de Suárez Coppel y de Lozoya para dos operaciones en España que, con el tiempo, demostraron el grave perjuicio provocado a Pemex.
Uno fue el fallido y oneroso “asalto” de Pemex al Consejo de Administración de la petrolera Repsol. La otra fue la compra de 51% de los Astilleros Hijos de J. Barreras, en Vigo, Galicia. Su buena estrella resistió la llegada de José Antonio González Anaya como sucesor de Lozoya, en 2016. González Anaya intentó sin éxito apartar a Carrera Panizzo de la estructura directiva de la petrolera, relata la fuente que conoce la trayectoria del exfuncionario. El motivo era la amistad y el compadrazgo de Carrera con José Antonio Meade, quien ya ejercía mayor peso en el gabinete de Peña Nieto, antes de convertirse en el candidato presidencial del PRI. Sin embargo, González le fue restando poder paulatinamente hasta su salida de Pemex en 2017.

El castigo de la 4T
El pasado 29 de julio, como parte de la operación para levantar las alfombras de los turbios negocios de Pemex, el gobierno federal, a través de la Secretaría de la Función Pública (SFP), anunció en un comunicado que notificó a Carrera Panizzo la imposición de la citada sanción resarcitoria y la inhabilitación.
La dependencia informa que esta sanción es “por haber causado daño al erario por la compra en 2013 por tres veces más de su valor de mercado y por la capitalización, en 2016, de la planta Agronitrogenados”.
Del informe se desprende que en esa operación el entonces alto cargo de Pemex ocultó información que derivó en una inversión en la planta por 760 millones de dólares, con lo que infringió la Ley de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos, ya que no evitó las pérdidas para la empresa productiva del Estado”.
Los documentos de la operación corroboran que Carrera Panizzo “tuvo conocimiento de que al momento de la compra la maquinaria de Agronitrogenados tenía 30 años de haberse adquirido y había dejado de operarse por más de 14 años, lo que disminuía su valor y vida útil”.
Por la compra de esa planta chatarra, la Fiscalía General de la República giró órdenes de aprehensión contra el exdirector de Pemex Emilio Lozoya, quien sigue prófugo de la justicia, y el empresario Alonso Ancira, cuyo proceso de extradición de España a México está en curso.
De acuerdo con los documentos de esa operación, se utilizó un mecanismo de ingeniería financiera en la que intervinieron los consejos de administración de las filiales de Pemex, como PMI Comercio Internacional, PMI Holdings BV, PMI Infraestructura para el Desarrollo, PMI Norteamérica y la sociedad Pro Agroindustria, S.A. de C.V., creada ex profeso, cuyo apoderado legal era Carrera Panizzo, así como el firmante del contrato por parte de ésta para la adquisición de la compañía.
Fue Carrera quien dio la orden al Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales (Indaabin) para que hiciera el avalúo de la compañía subsidiaria de Altos Hornos de México (AHMSA), como si las instalaciones llevaran 14 años en funcionamiento, informó el pasado 12 de junio la organización Proyecto sobre Organización, Desarrollo, Educación e Investigación (PODER) en su sitio de internet Rindecuentas
La Auditoría Superior de la Federación (ASF) investigó que el avalúo se hizo como si se tratara de “un negocio en marcha” en lugar de un simple avalúo. Y aunque el informe de la ASF no identifica por su nombre a Carrera Panizzo como el que ordenó ese avalúo, la publicación citada sí lo hace en los documentos que usó la auditoría para elaborar su informe.
A cambio de la compra de esta planta chatarra por parte de Pemex, Lozoya recibió un supuesto soborno a través de la empresa de papel Grangemouth Trading Company LP, filial de Odebrecht, que a su vez depositó más de 3 millones de dólares a la sociedad Zecapan, de Lozoya. En diciembre de 2013, Grangemouth había depositado 1.4 millones de dólares a Zecapan, según documentó el proyecto periodístico QuintoElementoLab.

Patria 1 – Paco Ignacio Taibo II

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s