MENTIRAS

vuelaNo hay mayor estupidez que recorrer las hojas de eucalipto en nuestro cementerio de hormigas.

Provoca hilaridad en los comederos de termitas, satisfechas y hastiadas de las leyendas inscritas en papel amate.

No hay puntos suspensivos en tus sábanas de abeto mal escritas.

Sésil de agua verde que lloriquea vencida en la rivera del Yangtsé, sin achicar el calor del pozo de las frases olvidadas.

Un aliento cobrizo de la estepa, trepa por el acantilado de tu espalda hasta alcanzar la hierba negra, revuelta y sudorosa.

El molino de evocaciones tritura los vientos estivales y cada eructo del comején, hastiado de nuestras vocales acentuadas.

El caping de sucia paja de los fumadores de opio, protege a las polillas santurronas que devoran el árbol de la vida.

Han desertado cuatro estrellas náuticas bajo la pendiente plomiza del habla.

La infusión de eucalipto rasga las paredes de la desmemoria y repta por  mis diez yemas inmoladas.

El tap tap cesa y el silencio suicida del ordenador ahorca mis ideas.

La batalla está cerca…

Las hormigas entintadas anuncian su derrota sobre el terraplén de los arrozales sin alma.

Nuestro eucalipto rojo, resguardado por las canalladas del poeta casquivano, cae ante la valentía de los insectos azules.

Trece termitas ciegas horadaron las mejillas carmesíes y los pelos ambarinos del astro veraniego.

Las muy malditas, riegan su polen cerúleo en el oleaje blanco donde navegan mis apuntes.

Basta.

Cesan las mentiras…

HEMEROTECA: Critchley Simon – El Libro De Los Filósofos Muertos

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s