PARAISO DE LOCOS

sommus portada-SUEÑO 17

Despréndete de esa parte intocada del pasado. Lo exiges en posición fetal, sin pijama.

El ron te caló hasta vomitar.

Te desplazas de una habitación a otra, sin preguntar el motivo de tu estancia.

Nadie se interesa por tu presencia y la marea.

Desde el cielorraso crees ser el mismo que ha renacido con los pelos grises en la cara y la melena sucia y pegajosa sobre los hombros.

Los escuchas vociferar, maldecir por lo sucedido.

El agua enjabonada aun escurre por tus oídos.

Un día intentaste reconciliarte con tu sangre.

—Hablé con mi hermano Raúl… —dijiste ante el hombre que te enfrentaba en el reflejo.

Una especie de Bizarro: un superhéroe villano extraído del espejo: réplica exacta del Superman de las historietas gringas y rostro cristalizado.

El alcohol te apendeja.

Tu primera reacción es tocarte los pies y la cabeza. Ahí continúan.

La resaca es terrible, alucinas.

No has bebido alcohol en dieciséis meses. De ahí tu confusión.

Tu padre te reclama por llegar tarde de la fiesta. Lo escuchas con claridad. Enorme, rudo y narigón. La alopecia le robó cabellos y peluqueros.

Raúl le reclama.

—Deja de gritar, padre… Beto ya no es un niño… Tiene veinte años…

El otro Roberto, el Roberto Bizarro, hace lo imposible por enfrentar al ogro.

Vuela y escudriña por toda la habitación, donde lo velan. No eres tú, sino el que crees ser.

Tu trajinar cargado de egos y envidia te ha vuelto vulnerable. El Yo supremo, es un Yo insulso, terrenal.

Cada voluta que cruza por el haz solar te eterniza. Es la milésima parte de un segundo de vida. Antes de decidir tal o cual acción, algo se acumuló en tu interior.

Lo cognoscitivo te ha vuelto razonable y estúpido.

Con los jirones de tu ropa, construiste las velas del trinquete y la mesana. La papahígo tendrá que aguardar.

¿Y si me despellejo para hacerla?

La idea es descabellada. Sin embargo, la necesitas para navegar en esa parte del sueño, donde los dolientes intentan reconciliarse con el Betito piadoso y no con el Bizarro odioso y pendenciero.

Trepas por los obenques de bejuco y te aposentas en la cola del vigía. Asumes tu papel de desarraigado y voyerista.

La voz rasposa del veracruzano, apodado el Flaco de Oro, te obliga a estirar el brazo y darle un manotazo al ordenador.

La ceiba sigue intacta, metida en la nube parda. Huele a helechos y miasma.

—Ahogado de borracho y en la tina —escuchas el vozarrón de Lorena, tu adorada hermanastra—. ¿A quién chingaos se le ocurre bañarse borracho en una tina?

—A Beeeeetooooooo…

Si, a Beto Trujillo, al pendejo que miras desde el techo, en cueros y como si tu madre lo volviera a parir.

En tu honor, las lombardas serian accionadas, de ordenarlo el capitán Luis Trujillo. Imposible. El tipo ha muerto y tiene un hijo sin rostro ni talla.

Las aguas saladas forman remolinos. Tu carabela amenaza con hundirse. Las escotillas no fueron selladas y has perdido el timón y el ancla.

Ni la brújula funciona, por tratarse de una evocación con turbulencias.

—Es un cadáver insepulto del paraíso de los locos  —resume Lorena.

Raúl, como normalmente ocurre, calla a tu hermanastra.

Los Trujillo invirtieron quinientos años para dejarte solo en la tierra… y exiliado.

Desde Gonzalo Trujillo, el encomendero serrano, hasta Francisco Javier Trujillo, el arquitecto adorador del Tío Sam. Los hijos, nietos, bisnietos y tataranietos —una friolera cauda de Trujillos— quedaron esparcidos por la tierra. El idioma materno lo vendieron a diez dólares por palabra…

Insistes en ponerte de pie. Has mojado la cama.

HEMEROTECA: Mestman Mariano – Las Rupturas Del 68 En El Cine De America Latina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s