ADRIEN ARCAND

los hijos7

En formato de historieta.

La idea fue propuesta por Octavie. En estos tiempos, explicó ante sus compañeros, pocos leen y prefieren ver televisión o meterse en las redes sociales.

—¿Entonces cuál es el fin de publicar una historieta? —cuestionó Isabelle Laveseur, frondosa y rosácea de frente a pies.

—Cumplirle a la Legión y ser más pedagógicos con los niños…

No hubo más cuestionamientos.

Cada uno tenía en sus manos una copia del dummy de 32 páginas en blanco y negro.

Portada:

Adrien Arcand, Notre Guide

Primer rectángulo:

Linda Gallipeau me abraza efusivamente al verme. Ni una aguja cabía en el salón Azul del Hotel Paris.

Linda:

—Sígueme, Adrien nos recibirá en su habitación…

Karl:

—¿Cuántos estaremos con él?

Segundo rectángulo:

Linda:

—Tú y yo. Le interesó conocerte al saber que eres comerciante y haces continuos viajes a Europa.

Karl (pensando):

Espero no me use de cartero con sus contactos fascistas.

Tercer rectángulo:

Adrien Arcand escribía en su vieja máquina alemana un artículo que intituló: Parti National Social Chrétien.

(Onomatopeya de golpes: toc toc toc).

Cuarto rectángulo:

Animado por una fe inquebrantable en Dios, un profundo amor por Canadá, ardientes sentimientos de patriotismo y nacionalismo, lealtad y devoción completas al Soberano Gracioso que forma el principio reconocido de la autoridad activa y el pleno respeto por La Ley Británica de América del Norte, el Partido Nacional Social Cristiano de Canadá, se somete a la aprobación del pueblo canadiense, al mantenimiento del orden, a la prosperidad, a la unidad nacional, al honor para el progreso y la felicidad de un Canadá más grande, a los principios políticos, económicos y sociales enumerados a continuación, comprometiéndose solemne y formalmente a su aplicación práctica tan pronto como el electorado canadiense le haya dado su confianza.

Quinto rectángulo (Adriend Arcand abriendo la puerta y al frente Linda y Karl):

Adriend:

—Bienvenidos, amigos.

Sexto rectángulo (los tres sentados en torno a una mesa de centro):

Linda:

—Fue impresionante la respuesta de tus seguidores, Adriend.

Adriend (a Karl):

— ¿Usted asistió a nuestra asamblea?

Karl:

—No tuve ese placer, pero soy un lector apasionado de Le Combat National

Séptimo rectángulo:

Adriend:

—Enfrentamos una gran conspiración en el mundo para arrastrarnos a sociedades totalitarias. Debemos estar preparados, como ocurre en Italia y Alemania, nuestros aliados…

Octavo Rectángulo:

Karl:

—Memoricé una parte de su escrito La révolte du matérialisme y se la puedo repetir, si me lo permite.

Adriend:

—No alimente mi ego, monsieur Paquette.

Noveno Rectángulo:

Karl:

—Henry Ford dijo en 1921: “Elimine a cincuenta y cuatro judíos influyentes, y no tendrá guerras, revoluciones, colapsos económicos, crisis de desempleo o comunismo”. Este plutócrata judío de los reyes de las finanzas reside en Wall Street y tiene tanta influencia en el Kremlin como en la Casa Blanca. (Del articulo La révolte du matérialisme, publicado en 1966)

Decimo Rectángulo:

Linda:

—Mi abuela está segura que la guerra iniciada por Hitler es el mejor antídoto para limpiar al mundo de la peste roja atea y diabólica… La Suástica nos ha redimido frente a la presencia del comunismo ateo…

Onceavo rectángulo:

Adrien:

—Así es. Tiene razón  madam Colette, los fascistas antisemitas de todos los países han adoptado como emblemas la suástica, símbolo de su raza. Aunque el fascismo es enérgicamente nacionalista, encuentra en la suástica la clave de un internacionalismo que debe responder al internacionalismo judío, ya que la lucha no se puede ganar de otra manera. (Tomado del texto escrito en 1933 : La croix gammée ce qu’elle représente La croix gammée symbolise la lutte contre le destructeur de la race blanche.)

Doceavo rectángulo:

Karl:

—Espero poder dar mi aportación, si usted lo considera necesario.

Adriend:

—Estoy impulsando la creación de un nuevo partido, el Nacional Social Cristiano. Deje darle forma y tal vez lo busque para hacerle algunas consultas…

Treceavo rectángulo:

Karl:

—Mi fuerte son los negocios.

Linda:

—Con mayor peso, puedes apoyar la causa. Los hombres de negocios son el pivote del progreso en el mundo, no el asalariado que acaba creyéndose patrón y jamás ha pisado una aula universitaria.

adrienarcand

Adrien Arcand

VIDEOTECA: La piel – Curzio Malaparte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s