TU AUSENCIA

la dama18

Nathan Payette es mi benefactor. Después de su partida, es posible que herede un poco de lo mucho que posee.

No debo ilusionarme.

El pasado yace en el cementerio de los recuerdos.

En Montreal o Cadaqués algo puede ocurrir.

La vida no la tenemos comprada.

El mal de Parkinson no ha sido un impedimento para que Payette se meta Viagra y me ensalive la figa.

Le encanta el sexo.

Es un adicto a la pornografía.

Mi guardarropa de Montreal se asemeja a un estudio hollywoodense, por  la cantidad de disfraces que Payette ha comprado.

Hasta una réplica de las zapatillas rojas de Dorothy he usado para remover su testosterona.

El viejo ama a Rita Hayworth, pero principalmente a Anita Ekberg, por sus tetas y culo. En la alberca debo representar a Maddalena, como en La dolce vita, y despojarme del vestido de noche, negro y holgado.

En incontables ocasiones he recreado la cachetada de Gilda a Johnny Farrey.

Payette, en la caracterización de Glenn Ford, recibe la candela. En una ocasión le partí el labio inferior y casi pierde un diente falso.

Le encanta fantasear y en algunas ocasiones me calienta, no lo niego.

Por desgracia, termino, lo que ha provocado, con La Colorada, mi inseparable consolador de baterías.

Me masturbo mientras Payette ronca con la boca abierta, enseñando las encías. Es como si fuese a regurgitar.

Me deprime.

Verlo así a mi lado, como un fiambre, mina mi capacidad de fantasear.

Han transcurrido dos semanas de mi encuentro con Melgarejo. Me he negado a interactuar por Gmail. No ceja en su empeño de llamar la atención.

Hay un relato de su autoría que me entusiasma. Lo armó después de narrarle una de mis travesías en yate por el rio Saint Lawrence.

Me extraña que no haya mencionado mi fantástico encuentro con las ballenas belugas, cerca de Tadoussac. En esa fortaleza natural, los franceses construyeron su primera fortaleza en territorio canadiense.

Mientras muelo las pastillas de dexibuprofeno, releo el texto y me calienta. Su toque erótico es evocativo.

Me encanta su papel de amante al servicio de Payette.

Lo imagino como el verdugo redimido por la pasión, perdonándome la vida y sacrificando la suya.

Sin embargo, jamás necesité la ayuda de un matón o aprendiz de sicario para lograr mis propósitos.

El dexibuprofeno es mi mejor aliado.

—¡Que se joda!

El olor salino penetra por la ventana. Ni de noche descansa Dali. Dos turistas se besan sentados en el pedestal.

El pintor de luenga melena y bigotillo retorcido, da la espalda a la bahía, cargada de yates.

La blancura de las construcciones, de arcilla y mortero, le da un toque helénico al paisaje.

Los comerciantes de bisutería  de la Riba Nemesi Llorens me conocen. Les gusta mirarme las nalgas. Creen que soy portuguesa.

El barullo continua en el bar Boia, de cara a la estatua de Dali. Payette sigue ahí, bebiendo cerveza y hablando de sus pizzerías.

Seguramente medio Cadaqués está enterado de sus viejas andanzas culinarias.

Vicent, el mesero, sobrelleva al anciano para indagar sobre su esposa. Le encanta verme sin bragas y pantaletas, metida en faldones de algodón, casi transparentes.

Hoy preferí degustar en la habitación del hotel una copa de vino blanco.

Leo e imagino a Melgarejo en mi lecho, con el salchichón chorreando y recitando a viva voz, su relato:

Dímelo tú si ella sigue ausente. Intento recuperarla por donde me desplazo y se diluye. Ni siquiera su fragancia ha perdurado en las prendas que conservo: sus dos braguitas rosadas, los ligueros de seda y el sujetador de encaje negro.

La intranquilidad incomoda porque duele. Es el recuerdo doloroso de tu ausencia. Hay tanta soledad que la memoria flota en las aguas turbias del remordimiento…

VIDEOTECA: https://archive.org/details/Gilda1946Espaol

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s