EL SUPERPEJE

hablemos cabezalsuperUn contador de historias tiene derecho a inventar hechos y escenarios sin necesidad de ser verificables.

La Cuarta Transformación, emulada por el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador aporta los suficientes personajes y lugares para divertir, preocupar o indignar a sus gobernados.

Los villanos —héroes o antihéroes— tienen los suficientes méritos para enfrentar a los super4T (o Liga de la Justicia 4T) e impedir que los mexicanos encuentren la felicidad.

Carlos Salinas de Gortari, el Lex Luthor de la aventura sexenal, difícilmente será derrotado. Desde Dublín, donde tiene su guarida,  controla a sus leales mexicanos. Tiene 71 años de edad y la mente clara.

Sus subordinados, tres ex presidentes de la república, jueces, empresarios, ministros, legisladores, exjefes policiacos, generales y abogados, tienen un solo propósito: destruir moral y políticamente al superpeje.

Por el momento, la Liga de la Justicia 4T logró mermar el botín de sus adversarios. Han sido maniatados temporalmente tres supervillanos: Rosario Robles, Diego Fernández de Ceballos y Juan Collado, paladines en evadir impuestos, armar complots (similares a la Operación Ahumada), robar las arcas públicas y meter dinero sucio en paraísos fiscales.

Salinas de Gortari, en sus seis años de Gran Tlatoani (1988-1994) privatizó 390 empresas paraestatales y 23 familias, cercanas a nuestro Lex Luthor azteca, en menos de seis años, en conjunto, se allegaron de cuarenta y un mil 900 millones de pesos.

El Superpeje denunció tal canallada. En la mañanera del 24 de febrero de 2019, puso el dedo en la llaga:

—Cuando llega [Carlos] Salinas aparecía en la revista Forbes, especializada en finanzas, sólo un multimillonario en la lista de los hombres más ricos del mundo, una familia, la familia Garza Sada. Con una tradición empresarial, pero era eso en el 88. (…) Según Forbes al término del sexenio de Salinas ya aparecían más de 24 en la lista de los hombres más ricos del mundo. Esa familia [los Garza Sada] en el 88 tenía una riqueza de alrededor de dos mil millones, [luego] los demás ya acumulaban 48 mil millones [41 mil 900 millones]. De ese tamaño fue la transferencia de recursos por la política de entrega de bienes nacionales a particulares.

Las empresas públicas (63%) que remató Carlos Salinas hicieron a 23 familias súper ricas hasta hoy

El que pocas familias acumularan grandes fortunas no indignaba a la Liga de la Justicia 4T. México es un país que gira en torno al libre mercado. El encabronamiento era por otras razones: dejar en niveles de pobreza al 69 por ciento de la población.

Los supervillanos no quisieron hacer una tregua estratégica con el Superpeje.

López Obrador, desde su toma de poder —1 de diciembre de 2018— habló de no perseguir judicialmente a sus archienemigos. Le llamó Punto final. Su gobierno dejaría las indagaciones legales (de haberlas) en manos de la Fiscalía General de la Republica, como ente autónomo.

La Liga de la Justicia 4T se disciplinó.

Sin embargo, Salinas de Gortari y sus secuaces, empezaron a boicotear judicialmente las grandes obras públicas propuestas por el Superpeje: Tren Maya, aeropuerto de Santa Lucia, Refinería Dos Bocas, recuperación de Pemex y Comisión Federal de Electricidad, etcétera.

Algunos ministros del Poder Judicial, leales a nuestro Lex Luthor, se prestaron para enredarles las cosas a la Liga de la Justicia 4T.

Jamás imaginaron que el Superpeje tenía un poderoso aliado circunstancial: El Bebé Naranja, un antihéroe estadounidense y actual líder de la supremacía blanca del mundo.

 Desde las embajadas ligadas a los Estados Unidos, empezaron a liberar información secreta que involucraba a los salinistas en actos de corrupción.

El Superpeje tenía relaciones políticas y diplomáticas con todos los gobiernos del mundo y trasnacionales. Salinas de Gortari olvidó que los millonarios extranjeros no tienen amigos, sino aliados.

  En la actualidad, a diez meses de haber tomado posesión como presidente de la república, López Obrador —nuestro Superpeje— tiene en jaque a su archienemigo Lex Luthor—Salinas de Gortari. Por lo pronto, ya es residente permanente ingles en un intento de protegerse legalmente, en caso de ser requerido por la justicia mexicana.

Salinas de Gortari ahora vivirá en Inglaterra, justo en la cacería de priistas

La mayoría de los propietarios de la media fáctica, tambien han reculado. No quieren confrontaciones estériles. Cualquier mínima investigación hacendaria los pondría en apuros.

La caída del abogado de las confianzas de Salinas, el ex ministro, Eduardo Medina Mora, será el inicio para limpiar las cloacas del poder judicial.

Superpeje confía en sus superpoderes —alimentados con la energía moral del pueblo mexicano— para lograr su propósito de moralizar a su gobierno y democratizar al país, desde las urnas.

La aventura se pondrá sabrosa. Sigámosla con atención y apoyemos a nuestros superhéroes por el bien de México.

VIDEOTECA:

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s