NO SE MIDEN

hablemos cabezalEl pasado fin de semana, el presidente Andrés Manuel López Obrador tuvo gripa. Aun así, no bajó su ritmo de trabajo.

En Puebla sacó adelante su reunión sobre seguridad pública; presentó, en su conferencia de prensa La Mañanera, el programa La escuela es nuestra; visitó tres hospitales rurales —en Zacapoaxtla, Chiautla de Tapia y Tepexi de Rodríguez—, presidió la ceremonia de graduación de una generación de la escuela militar de sargentos y supervisó obras promovidas por su gobierno.

Su ronquera evidenció el mal respiratorio que le afectaba.

El Peje no dejó de hablar y responder las preguntas de los reporteros.

Es posible que sus adversarios políticos prefieran verlo en cama, alejado de la prensa y de su escritorio del Palacio Nacional.

En un  mes, el 13  de noviembre, celebrará sus 66 años de vida.

El viernes 11 de octubre, reinauguró un estadio de beisbol  en Sinaloa. Con la playera de los Algodoneros de Guasave, lanzó dos strikes inaugurales para un encuentro amistoso de dos equipos locales. No hubo rechiflas.

Y en este fin de semana visitó tres hospitales rurales de Baja California y Sinaloa. Jamás dio muestras de debilidad o cansancio. Sus recorridos en los estados que visita los realiza en vehículo, a ras de tierra. Por lo mismo, está en permanente contacto con la gente de a pie.

En la mañanera del jueves 10 de octubre, López Obrador abordó el tema de su salud. Lo hizo al ser requerida oficialmente por un ciudadano anónimo ante el Instituto Nacional de Transparencia y Acceso a la Información y Protección de Datos Personales.

El Peje detalló que le demandaron una constancia médica y psiquiátrica emitida por una institución médica de nivel y en papel membretado, timbrado y firmado por el médico o institución que la expida y con una fotografía cancelada con el sello.  Además, debe informar por cuánto tiempo ha sido doctor del paciente.

De paso, el solicitante pidió un análisis general de orina y de química sanguínea realizada en octubre de este año y unos análisis toxicológicos y de enfermedades crónico degenerativas o terminales.

Y un dictamen cardiovascular. “Especialmente consultando enfermedades coronaria, hipertensión arterial, enfermedades cardiorespiratorias, cardiopatías, insuficiencia cardiaca, arritmia, enfermedad arterial periférica, cardiopatía congénita y si dentro de su vida ha sufrido de parálisis facial”.

“Imagínense, no se miden”, fue la respuesta del presidente. “Estoy al 100, me dio una gripa pero ya estoy saliendo”.

En el 2008, un policía político del Centro de Investigación y Seguridad Nacional, me comentó que los legisladores federales, ministros, gobernadores, secretarios de gabinete y el presidente de la república están bajo permanente vigilancia de agentes extranjeros. Graban sus conversaciones y llegan a tener contacto con sus médicos de cabecera. Tienen muestras de sangre, cabello y saliva para conocer su verdadero estado de salud.

Los expresidentes Vicente Fox y Felipe Calderon, en su momento, fueron acusados de consumir antidepresivos y fumar marihuana (el primero) y de dipsómano (el segundo).  https://www.sinembargo.mx/26-08-2013/717901

https://vivirmexico.com/2012/02/manuel-espino-felipe-calderon-es-un-alcoholico

Por ejemplo, de Enrique Peña Nieta se llegó a decir que tenía trastornos mentales o cáncer.

https://www.yucatan.com.mx/mexico/asi-envejecio-pena-nieto-seis-anos-fotos

López Obrador está bajo permanente escrutinio médico.

La madrugada del 4 de noviembre de 2013 tuvo que ser internado de emergencia en el Hospital Médico del Sur de la Ciudad de México, al sentir un fuerte dolor en el pecho. Se trató de un infarto agudo al miocardio.

Durante una hora quince minutos fue sometido a una angioplastia con colocación de un stent: un dispositivo metálico que se introduce en la arteria coronaria para mantenerla abierta y que el flujo sanguíneo quede restaurado.

El cardiólogo que lo intervino, doctor Patricio Ortiz, expresó al término de la operación:

—El infarto es para cualquier persona, habitualmente (se debe) a placas de colesterol y coágulos en las arterias. (…) No tenía diagnóstico previo de alguna enfermedad relacionada al corazón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s