LA AUSENCIA PRESIDENCIAL

hablemos cabezalMéxico se rige por un régimen presidencialista.

Y desde 1824, el país ha sido gobernado por 65 presidentes de la república.

La constitución de 1824 fue muy clara en su artículo 74:

Art. 74. Se deposita el Supremo Poder Ejecutivo (S. P. E.) de la federación en un solo individuo, que se denominará presidente de los Estados-unidos mexicanos.

Sin embargo, en ausencia, asume el cargo un vicepresidente.

En caso la ausencia definitiva del presidente y el vicepresidente (la constitución no precisaba la causa, solo el efecto), en el artículo 99 se leía:

En  caso  de  imposibilidad  perpetua  del  presidente  y  vice-presidente,  el  Congreso  y  en  sus  recesos  el  consejo  de  gobierno  proveerán respectivamente según se previene en los Artículos 96. y 97, y  enseguida  dispondrán  que  las  legislaturas  procedan  á  la  elección  de  presidente y vice-presidente segun las formas constitucionales.

El articulo 96 aludido, especificaba que el Supremo Poder Ejecutivo  se  depositará  interinamente  en  un  presidente  que  nombrará  la  cámara  de  diputados,  votando  por  estados.

Y el artículo 97, se refería al impedimento legal, por lo tanto seria el designado el presidente de la corte suprema de justicia, y dos individuos que elegirá á pluralidad absoluta de votos el consejo de gobierno.

(http://www.ordenjuridico.gob.mx/Constitucion/1824B.pdf)

La Constitución de 1857, el artículo 79, precisaba:

—En  las  faltas  temporales  del  presidente  de  la  república,  y  en  la  absoluta,  mientras  se  presenta el nuevamente electo, entrará á ejercer el poder el presidente de la suprema corte de justicia.

(http://www.ordenjuridico.gob.mx/Constitucion/1857.pdf)

En la constitución de 1917, vigente a la fecha, el artículo 84 determina:

En caso de falta absoluta del Presidente de la República, ocurrida en los dos primeros años del período respectivo, si el Congreso  estuviere  en  sesiones,  se  constuída  inmediatamente  en  Colegio  Electoral,  y  concurriendo  cuando  menos  las dos terceras partes del número total que sus miembros, nombrará en escrutinio secreto y por mayoría absoluta de votos, un presidente interino; el mismo Congreso expedirá, dentro de los diez días siguientes al de la designación de presidente interino, la convocatoria para la elección del presidente que deba concluir el período respectivo; debiendo mediar entre la fecha de la convocatoria y la que se señale para la verificación de las elecciones, un plazo no menor de catorce meses, ni mayor de dieciocho.

Si  el  Congreso  no  estuviere  en  sesiones,  la  Comisión  Permanente  nombrará  desde  luego  un  presidente  provisional  y convocará  a  sesiones  extraordinarias  al  Congreso  para  que  éste,  a  su  vez,  designe  al  presidente  interino  y  expida  la convocatoria a elecciones presidenciales en los términos del artículo anterior.

Cuando le falta de presidente ocurriese en los cuatro últimos años del período respectivo, si el Congreso de la Unión se encontrase en sesiones, designará al presidente substituto que deberá un presidente provisional y convocará al Congreso de la Unión a sesiones extraordinarias para que se erija en Colegio Electoral y haga la elección del presidente substituto.

(Es posible que el cargo recaiga temporalmente en el Secretario (a) de Gobernación o en el presidente (a) del senado de la república. Estos, a su vez, deberán convocar a elecciones extraordinarias)

(https://www.insp.mx/transparencia/XIV/leyes_federales/refcns/pdfsrcs/84.pdf)

En 195 años de vida republicana, en México solo un presidente ha muerto en funciones: Benito Juárez García.

Ocurrió el 18 de julio de 1872.

(http://www.ejournal.unam.mx/rfm/no49-4/RFM49411.pdf)

De inmediato fue relevado por el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación: Sebastián Lerdo de Tejada.

El general Álvaro Obregón era presidente electo cuando lo asesinaron, el 17 de julio de 1928. Iba a sustituir al presidente Plutarco Elías Calles.

El 1 de diciembre asumió la presidencia interina, el ministro de gobernación, Emilio Portes Gil.

Después de celebrarse unas elecciones extraordinarias —17 de noviembre de 1929— entregó la estafeta a su ministro de Gobernación, Pascual Ortiz Rubio, el 5 de febrero de 1930.

El nuevo presidente de México no quiso ser manipulado por Elías Calles, llamado El Jefe Máximo de la Revolución, y en septiembre de 1932 renunció al cargo.

El ministro de Guerra y Marina de Ortiz Rubio, Abelardo Lujan Rodríguez, lo sustituyó en la presidencia de la república.

El 30 de noviembre de 1934 fue sustituido por el general Lázaro Cárdenas del Rio, electo en las urnas como presidente de la república.

Otro hecho sangriento, relacionado a la primera magistratura del país, fue lo ocurrido el 22 de febrero de 1913: el asesinato del presidente de la república, Francisco Ignacio Madero y el vicepresidente, José María Pino Suarez.

En este caso se trató de un golpe de estado, perpetrado por su Ministro de Guerra, Victoriano Huerta, y el embajador de los Estados Unidos, Henry Lane Wilson.

El magnicidio promovió una guerra civil y una asamblea constituyente que, en 1917, reformó radicalmente la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s