EFLUVIO

vuelaSi tus latidos hablaran

a pesar de mi ceguera,

los silencios estallaran

en mi labia traicionera.

Son pedacitos de lirios

desprendidos de mis huesos

los ayes de tus delirios

por mis empujes aviesos.

En fatuo pundonor

arrojamos azucenas

entre quejidos de amor.

Debo meterme en tus venas

para sentir el calor

de un corazón sin cadenas.

HEMEROTECA: Dirigir cine – David Mamet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s