LA PARADOJA

hablemos cabezalIntento entender.

En 2019, Bancomer obtuvo ganancias netas por 52 mil millones de pesos.

En el mismo lapso, un obrero con salario mínimo, percibió menos de 55 mil pesos.

De los tres millones y medio de obreros registrados en el Instituto Mexicano del Seguro Social, el salario mínimo diario al que tienen derecho fluctúa entre los 123 pesos con 22 centavos en la Zona A (centro y sur del país) y 185 pesos con 56 centavos en la Zona fronteriza (México-Estados Unidos).

Y un indígena, mayor de 65 años,  sobrevive con 15 mil pesos anuales, gracias a la pensión que recibe del gobierno federal.

Su principal ingreso.

El problema toma tintes dramáticos por existir 70 millones de mexicanos pobres. Y de estos, 26 millones son indígenas.

El presidente constitucional de la República Mexicana, Andrés Manuel López Obrador tuvo que crear tres programas emergentes para paliar un poco la grave situación económica que enfrenta el sesenta por ciento de los mexicanos: pensión a adultos mayores y niños y niñas con discapacidad, becas de estudio para alumnos pobres y de empleo para jornaleros o productores de bajos ingresos (sembrando vida).

De los seis billones 107 mil 732 millones 400 mil pesos de presupuesto a ejercer en 2020, trescientos veinticinco mil 394 millones de pesos se aplican en los tres programas mencionados.

Los gobiernos prianistas le heredaron a López Obrador un país con el 40 por ciento de su territorio hipotecado. Significa que cada mexicano, aun de teta, le adeuda 94 mil 198 pesos al Fondo Monetario Internacional y al Banco Mundial.

Este año, según el presupuesto de egresos, 538 mil 349 millones 271 mil 737 pesos están destinados para pago de intereses de la deuda externa. (https://dof.gob.mx/nota_detalle_popup.php?codigo=5581629)

Los 35 millones de mexicanos que radican en Estados Unidos hacen su parte para combatir el hambre y el desempleo prevaleciente en su país de nacencia. Sus 36 mil millones de dólares que en el 2019 enviaron a sus familiares —en su mayoría de zona rural— son un respiro en estas fechas de transición política.

Por el mercado informal y el desempleo, el 54 por ciento de la población no paga impuestos.

O sea, de los 54 millones de mexicanos que forman parte de la Población Económicamente Activa (PEA), 29 millones no son contribuyentes.

Por lo mismo, como apunto en el primer párrafo, intento entender esta paradoja.

Si los presidentes prianistas —principalmente Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto— conocían esta realidad socioeconómica, ¿por qué decidieron comprar un avión Boeing 787 en 218 millones 700 mil dólares y que en realidad costaba 130 millones?

Calderón —el de la idea— no se tentó el corazón de tirar dos mil 600 millones de pesos para adquirir esa nave de lujo, de 57 metros de largo.

Y aun así, la dirigencia nacional panista intenta desacreditar la intención de López Obrador de deshacerse del avión presidencial, adquirido en noviembre de 2012.

Marko Cortés y sus legisladores califican la rifa de la descomunal nave — impulsada por López Obrador — como un distractor político u ocurrencia. En ningún momento cuestionan su compra o uso por parte de la dupla Calderón-Peña Nieto.

Ahora le corresponde a los mexicanos resolver el entuerto.

Los 500 pesos que se inviertan en la compra de un billete de la rifa —a realizarse el 15 de septiembre—, permitirá obtener tres mil millones de pesos. De ellos, dos mil millones les serán entregados a cien ganadores del sorteo.

Los mil millones restantes se aplicaran en la compra de equipo médico para hospitales y clínicas públicas de salud y darle mantenimiento por un año mientras se vende al avión Boeing 787 a precio de avalúo.

El Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado respaldará la rifa con dinero que ingresa de subastas de bienes obtenidos ilícitamente por delincuentes de cuello blanco y del crimen organizado.

Y un dato extra:

En 2019, el banco español BBVA obtuvo beneficios netos de ahorradores mexicanos por dos mil 982 millones de dólares.

El millón 900 mil desempleados seguramente tienen suficientes elementos para estar felices por los éxitos financieros de la banca trasnacional con sucursales en México.

Lo cierto es que dos desempleados —Calderón y Peña Nieto— ni sufren o se acongojan.

Tienen el suficiente tiempo y dinero para armar un nuevo partido político (en el caso de Calderón) y disfrutar las mieles del placer con mujeres hermosas y un buen vino y platillos exóticos en paraísos tropicales (en el caso de Peña Nieto).

Intento entender.

VIDEOTECA:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s