VENTANEANDO

goteo portada—Dos programas me encanta ver por Internet —dijo Ana Luisa antes de consumir la tercer taza de café—: Ventaneando y Como ustedes pueden ver, de Venezolana de Televisión…

—¿En serio? Y ¿Por qué?

—Soy fan de los chismes de la farándula. Me distraen Paty Chapoy y su equipo, principalmente Daniel Bisoño que es simpatiquísimo e irreverente. De Venezolana de Televisión, las broncas que tienen las petroleras gringas con los chavistas…

Ana Luisa es mexicana, ingeniera civil y oriunda de Xochimilco.

Por un problema conyugal —ser la esposa de un coronel cooptado por el narcotráfico— tuvo que salir de su país.

En 1993 demandó refugio político y actualmente es ciudadana canadiense.  y radica en Montreal.

María Luisa es una mujer feliz, sin hijos.

—Te entiendo —respondí—, en mi caso, mis gustos son parecidos. E incluyo las tortillas y los frijoles negros. Por Internet leo los periódicos La Jornada, El País y Le Journal de Montreal.

Ríe.

—¿En serio?

—Bueno, te aclaro, El País tiene una excelente sección de cultura, a pesar de estar en poder de la ultraderecha, y tambien soy un fiel lector de Mario Vargas Llosa que escribe en ese periódico profranquista.

Ana Luisa y yo —inmigrantes forzados— coincidimos en la cafetería Tim Hortons.

En el mismo establecimiento beben café, inmigrantes rusos, congoleños, marroquíes, españoles, estadounidenses, latinoamericanos, caribeños, indianos, chinos y portugueses…

Cada mesa transformó al local en algo parecido a la Torre de Babel.

Y al verlos tan animados pensé, sin disimular mi agradecimiento, cómo la sociedad canadiense logró implementar  un sistema político asistencialista y respetuoso de la diversidad sexual y racial.

—¿Y en qué trabajabas en México? —preguntó la dama perfectamente maquillada y destilando olores florales.

—Soy arquitecto —dije sin ruborizarme—, pero en estos días de frio me volví un experto lavaplatos en un restaurante de comida turca…

—Tranquilo, Joaquín —me tranquilizó Ana Luisa—, yo paso por las mismas y mira que tengo una licenciatura en administración de empresas. Los fines de semana cuido niños y limpio departamentos…

Mientras no dominemos el inglés o francés para revalidar nuestros títulos universitarios, Osman, mi patrón, y los señores Brissart, vecinos de María Luisa, tendrán dos empleados de lujo.

Y la edad, por desgracia, tampoco nos favorece.

HEMEROTECA: TELE11FEB20

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s