Categorías
El relincho del miedo

INVIERNO EN FUGA

Por Everardo Monroy Caracas

4

Viernes 20 de marzo.

17: 30 PM.

Cambios obligados. La pandemia modifica hábitos y consumo.

De agravarse el asunto, mi reserva de toallas de papel tendrá otro fin: transmutarse de servilleta de mesa a papel sanitario.

Lo mismo ocurrirá con el trapo de limpieza absorbente. Por necesidad lo utilizaré como servilleta. Cada vez que lo use podré lavarlo para una siguiente ocasión.

Y algo más:

Empiezo a leer y ver videos sobre la manera de limpiarme el trasero a la usanza de los árabes e indios.

Nuevamente no tuve suerte. Hoy encontré vacíos los estantes destinados al papel sanitario en tres supermercados y dos farmacias.

Tengo una reserva de diecinueve rollos. Los suficientes para no padecer durante una buena temporada.  De creerle a Donald Trump, todo volverá a la normalidad entre julio o agosto.

Los alimentos aun no escasean.

Los montrealenses son altos consumidores de papa (pomme de terre, en francés). Aun así, hay suficiente, pero condicionada su venta a dos bolsas por cliente de cinco kilos cada una.

En la década de los sesenta, los habitantes de Huayacocotla —de donde soy originario—, nos limpiábamos el ano con papel estraza o de periódico. Los más pobres, usaban hojas de los arboles y olotes. Hasta las piedras cumplían esa función sanitaria.

Quebec, hasta el momento, tiene registrados 157 enfermos por el Covid 19 y solo un deceso, el ocurrido hace tres días.

En el edificio no todas las familias enfrentan razonablemente la pandemia. Algunos adolescentes se han rebelado. No soportan el encierro. En el departamento cuatro hubo gritos y portazos.

El primogénito de los Bergeron abandonó el edificio de prisa, sin importarle las amenazas y jalones de su madre.

—¡Ya estoy harto —exclamó el muchacho larguirucho y de cara afilada—, voy con mis amigos y regreso antes de las nueve!

—Solo quieres drogarte desgraciado  —reclamó la mujer desaliñada, en bata de dormir—. Tú sabes que tu abuela tiene problemas de salud…

Yo me encontraba en el lobby, pegado a la plancha de buzones. El muchacho casi me empuja al cruzar la puerta de salida. Cargaba una patineta bajo el brazo.

En esos instantes repicó mi teléfono portátil. Se trataba de RP, un ex compañero de departamento.

—Ni vengas a Jean-Talon —me sugirió—. Todo está cerrado.

La avenida Jean-Talon se encuentra en el barrio italiano donde radica un considerable número de latinos. En esa parte de la isla es común escuchar pláticas en castellano, como ocurre en Miami o Los Ángeles.

Los bolivianos, argentinos y peruanos predominan sobre las otras culturas.

—¿Conseguiste papel sanitario? —cuestioné.

—Nada —reveló con desaliento—, la gente madruga para apañar lo que llega.

—¿Y cómo vas en el trabajo?

—Todo sigue su curso, gracias a Dios —afirmó—. No puede cerrar por ser una empacadora de frutas y verduras. Mi supervisor nos pidió que en caso de tener algún problema de salud, permanezcamos en nuestra casa. Y de inmediato nos apoyan con el seguro del desempleo.

La tragedia de Italia y España es muy difundida en los noticieros de radio y televisión. Por el virus, en Italia han muerto cuatro mil personas y en España, mil 52.

Poco dicen de la pandemia de China donde casi ha sido superada. Tampoco resaltan lo que ocurre en Estados Unidos. Han muerto 218 personas y 16 mil 461 personas se encuentran hospitalizadas.

La Asociación de psiquiatras quebequés advierten que la pandemia dejará graves secuelas psicológicas entre la población. Auguran una alta tasa de personas con enfermedades mentales que repercutirá en la convivencia familiar.

Las cajeras del supermercado Metro, próximo a mi departamento, se quejan por la elevada carga de trabajo y no contar con equipo especial de protección. Solo utilizan guantes de goma para el manejo del dinero contante y sonante.

En algunos comercios ya no reciben billetes y monedas. La compra debe hacerse con tarjetas de débito o crédito.

Las quejas han arreciado.

Un alto porcentaje de montrealenses están en el buró de deudores o simplemente prefiere pagar sus compras al contado, principalmente las personas de la tercera edad.

Ningún pariente de México ha enfermado. Me tranquilizan enviándome correos electrónicos o mensajes de voz.

Canada —y por ende Montreal— ha cerrado sus fronteras terrestres con Estados Unidos. Únicamente le permiten la entrada a ferrocarriles, barcos y tráileres cargados de alimentos y productos del hogar.

Algunos bancos de comida aun dan servicio.

La demanda de alimentos aumenta entre los inmigrantes de recién arribo y que sobreviven con la asistencia social, mientras se define su estatus migratorio.

WalMart donará 500 mil dólares para abastecer de alimentos perecederos a los bancos de comida de todas las provincias y territorios de Canada. De paso, en un comunicado, demandó no hacer compras de pánico e informó que cuenta con suficientes provisiones de alimentos y productos domésticos.

Menos papel sanitario y así lo demuestran los hechos.

El insomnio me ha robado la mayor parte del sueño. Y el ejercicio, los libros y las películas intentan combatirlo.

Mientras escribo estas líneas, escucho el aullido del viento y veo, tras la ventana, un panorama gris y sin movimiento humano. Los arces siguen pelones y al verlos en esa ridícula condición me hacen sonreír.

Pienso:

Ni una pinche hoja para sustituir al papel sanitario…

Y solo falta un día para que acabe el invierno.

montrial soledad

Foto tomada de Le Journal de Montreal

HEMEROTECA: Douglas, kirk – El hijo del trapero

Por Everardo Monroy

Periodista y escritor, originario de Huayacocotla, Veracruz, México. Es fundador del periódico Uno mas uno y laboró como reportero en los diarios El Diario de Chihuahua y Ciudad Juárez, El Universal, Diario de Nogales, El Sol de Acapulco, El Sol de Chilpancingo, El Diario de Morelos, La Opinión de Torreón, La República en Chiapas y de las revistas Proceso y Día Siete. Es autor de los libros Ansia de Poder, Nostalgia del Poder, El Difícil Camino del Poder, Tepoztlán: Cuadrónomo Extraterrestre, La Ira del Tepozteco, El Quinto Día del Séptimo mes, Complot Chihuahua: Matar al Gobernador, y Fusilados. Actualmente radica en Toronto, Canadá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s