Categorías
El relincho del miedo

UNA PAISANA EN APUROS

Por Everardo Monroy Caracas

8

Martes 24 de marzo.

14: 38 PM.

—Don E, buenos días…

—¿Quién habla?

OH, ¿me recuerda?

—Claro que la recuerdo… ¿Está usted bien?

—Regular, ayer nos avisó el supervisor que se cerrará la fábrica durante tres semanas, por lo del coronavirus

—Lo bueno que usted recibe ayuda social…

—Le hablo para saber si no quiere compartir su departamento, le ayudaría con algo de dinero…

—¿Tiene problemas donde vive?

—Sí, le soy sincera… Mis compañeros se quedaron sin trabajo y se la pasan borrachos…

OH es mexicana de sangre zapoteca. En diciembre del año pasado entró a Canada por aire y en el aeropuerto solicitó refugio político. Es madre soltera con cuatro hijos, tiene 35 años y trabaja en una fábrica sin el permiso del gobierno.

Hace tres semanas la conocí en un supermercado latino de la rue Saint-Huber. Mientras aguardaba mi turno para ordenar un plato de chicharrón con salsa verde y arroz jardinado, me preguntó en castellano sobre el contenido de una de las charolas de alimentos del aparador-mostrador.

—Es lengua de res enjitomatada —le dije.

—Prefiero lo que usted pidió…

—¿De qué parte de México es originaria?

El físico evidenciaba su posible mexicanidad: morena, robusta, cara regordeta, nariz corta y ancha, labios delgados y resecos y grandes dientes.

—Soy de Oaxaca, de un pueblo cercano a Puerto Juárez…

—¿Y que hace tan lejos? —cuestioné—, sobre todo en un país tan frio y ajeno al sol del trópico?

—La necesidad…

El amigo que me acompañaba —IR— vio la oportunidad de intimidar con una mexicana. Es un hombre solitario como yo.

—Déjeme invitarle el almuerzo —ofreció antes de presentarse.

IR es un camarada  —dije al presentarlo—, es peruano, pero ya tiene la ciudadanía canadiense…

En la mesa, OH nos narró parte de su odisea del viaje de Puerto Juárez a Montreal. De su boca escuchamos por qué dejó a sus hijos en manos de su madre.

En el hotel donde laboraba querían obligarla a vender drogas. Al negarse, fue amenazada de muerte y huyó. En base a esa historia demandó el refugio político por miedo fundado.

Un amigo radicado en Montreal, vecino de su comunidad, fue quien la convenció del viaje a Canada. En la actualidad, el gobierno no le exige visa de turista a los mexicanos.

—Cuando bajes del avión solicitas refugio político —le aconsejó su amigo.

Un mes después de su arribo, el gobierno provincial, a través de Emploi Quebec, le proporcionó dinero —750 dólares mensuales— para alimentarse y rentar una habitación en algún departamento compartido.

Su amigo, también zapoteco, la llevó a vivir a su departamento de una recámara. Él y otro oaxaqueño duermen en la sala. Ella ocupó la habitación que tiene puerta.

En Montreal existen agencias de empleo que contratan obreros y jornaleros sin documentos migratorios. El gobierno las tolera ante la demanda de mano de obra. Hay un déficit anual de cuarenta mil a cincuenta mil plazas laborales.

Las factorías, comercios y agroindustrias, por medio de esas agencias, se allegan de trabajadores sin papeles. La mayoría, demandantes de refugio político. Por lo mismo, fácilmente se deshacen de ellos, sin necesidad de enfrentar alguna demanda laboral. Pagan al contado (l’argent noir, en francés) con el respaldo de la agencia de empleo.

OH así sobrevive en Montreal. El dinero de la ayuda social se lo envía integro a su madre.

Cuando la conocí, su situación económica era desastrosa.

La agencia le pagaría su primer sueldo en tres semanas. Y su problema en el departamento se originó por robarle comida a sus compañeros.

La única solución, en estos casos, es acudir a los bancos de comida.

La hoja marrón como solicitante de refugio, expedida por el Ministerio de Inmigración y Ciudadanía, permite recibir ese tipo de ayuda.

—Señora, todos los inmigrantes somos sobrevivientes al llegar a Canada —le recordé—, pero los quebequés no desamparan a los grupos vulnerables, menos a los que huyen de su país por temor a ser asesinados…

En diciembre de 2019, el asunto del coronavirus era una simple referencia periodística. Únicamente los chinos lo enfrentaban sin la ayuda de otras naciones.

Y tres meses después de la experiencia china, Canada experimenta el mismo infierno.

Quebec amaneció —hoy martes 24 de marzo— con mil trece personas hospitalizadas por el virus. François Legault prevé que seguirá a la alza y le ha solicitado al gobierno federal equipo médico, porque aún no alcanzamos la cresta de la pandemia.

OH nunca imaginó que el Covid-19 alteraría radicalmente su propósito de mejorar la situación económica de sus hijos. El más pequeño tiene un año seis meses de edad.

Pero me tranquiliza saber que cuenta con la protección económica del gobierno quebequés. Los bancos de comida aun proporcionan ayuda, de requerirse.

OH paga trescientos dólares mensuales de renta. Dispone de cuatrocientos cincuenta para enviarles a sus hijos, mientras superamos la pandemia.

Tal vez pensó que yo le proporcionaría refugio sin pagar renta o comprar alimentos.

—Lo lamento, paisana —dije sin mentirle ni sentir remordimiento—, estoy enfrentando el mismo dilema. Te recomiendo que busques por teléfono a tu trabajadora social y le digas que no te sientes segura en el lugar donde vives. No dudarán en enviarte a un refugio para mujeres solas (abri pour femmes en danger), donde te darán alimentos calientes y una habitación donde dormir. No pagarás ni un quinto y podrás enviarle a tu mamá el dinero de la ayuda social.

vinateria

En espera para comprar alcohol en una vinateria. ¡Que Baco los protega! (foto publicada en Le Journal de Montreal)

VIDEOTECA:

Por Everardo Monroy

Periodista y escritor, originario de Huayacocotla, Veracruz, México. Es fundador del periódico Uno mas uno y laboró como reportero en los diarios El Diario de Chihuahua y Ciudad Juárez, El Universal, Diario de Nogales, El Sol de Acapulco, El Sol de Chilpancingo, El Diario de Morelos, La Opinión de Torreón, La República en Chiapas y de las revistas Proceso y Día Siete. Es autor de los libros Ansia de Poder, Nostalgia del Poder, El Difícil Camino del Poder, Tepoztlán: Cuadrónomo Extraterrestre, La Ira del Tepozteco, El Quinto Día del Séptimo mes, Complot Chihuahua: Matar al Gobernador, y Fusilados. Actualmente radica en Toronto, Canadá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s