Categorías
BRIGADA DE LA UNIDAD Sin categoría

¡LOS JUCHITECTOS NO SE RINDEN!

Por Everardo Monroy Caracas

Juchitan-tamales-—Que chinguen a su madre el coronavirus y sus patrocinadores, paisa. O alimento a mis chamacos o me muero rascándome los guevos… Y prefiero batallar hasta el último segundo…

Vicente es de Juchitán, del barrio de Santa Cruz de los pescadores. Desde hace nueve años vive en Montreal.

—¿Y qué dice tu esposa?

—Mi vieja es muy cabrona… Tiene la lista de nuestros vecinos y cuando les propuso la idea, en chinga la aceptaron. Harán las compras de básicos en grupo. Mi hermano Carmelo va cada semana a Tuxtla Gutiérrez, en su camioneta de redilas, por un asunto de salud de mi cuñada. Allá es muy barata la carne de cerdo o de pollo. Lo mismo algunos granos y productos enlatados que en Juchi son difíciles de conseguir. Pescado nos sobra, paisa. La laguna Superior y todo el Pacifico son nuestros…

Me entusiasmó oír su voz. La de un obrero de una empresa de embutidos. Un auténtico guerrero, orgulloso de sus raíces zapotecas. Sin proponérmelo descubrí su nombre en mi agenda.

El sábado 22 de febrero lo conocí en la oficina del contador público que llena el formulario de mi declaración de impuestos.

Vicente vende carne seca y chorizo. Los prepara en su casa y hace entrega a domicilio.

—¿No ha pegado el Covid en su terruño? —cuestioné.

—Hasta ahorita todo va bien, gracias a mi San Vicentito bendito… En el hospital Macedonio Gutiérrez hubo una falsa alarma de un contaminado, pero solo fue eso: una falsa alarma…

Y me reveló que la Secretaria de la Defensa tendrá bajo su responsabilidad el hospital que fue donado por un empresario minero. El magisterio es el comisionado de supervisar a sus alumnos para que, durante la cuarentena, permanezcan en casa.

Y puntualizó:

—En mi barrio están planeando cerrar algunas calles para tener el control de la gente que entra y sale. Un médico de la doceava zona militar que es juchiteto está haciendo trámites con sus superiores para contar con medidores de fiebre que podremos usar en las casetas de control. No se crea, paisa, los zapotecos estamos organizados y no es la primera vez que Nuestro Padre Jesús nos pone a prueba. No más acuérdese del sismo de septiembre de 2017. La tumbadera de casas y mírenos, seguimos enteros… Lo mismo ocurrirá con el coronavirus, paisa. Siempre la libramos…

HEMEROTECA: pro29mar20

Por Everardo Monroy

Periodista y escritor, originario de Huayacocotla, Veracruz, México. Es fundador del periódico Uno mas uno y laboró como reportero en los diarios El Diario de Chihuahua y Ciudad Juárez, El Universal, Diario de Nogales, El Sol de Acapulco, El Sol de Chilpancingo, El Diario de Morelos, La Opinión de Torreón, La República en Chiapas y de las revistas Proceso y Día Siete. Es autor de los libros Ansia de Poder, Nostalgia del Poder, El Difícil Camino del Poder, Tepoztlán: Cuadrónomo Extraterrestre, La Ira del Tepozteco, El Quinto Día del Séptimo mes, Complot Chihuahua: Matar al Gobernador, y Fusilados. Actualmente radica en Toronto, Canadá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s