ADIEU MON AMI

Por Everardo Monroy Caracas

cuidadosHospital General Vierge de Miséricorde.

Sábado 11 de abril.

16: 28 PM.

La enfermera Sylvie Guilles, sin disimular su angustia, se acerca al doctor internista Zacharie de Troyes. No tuvo necesidad de tocar la puerta. Estaba abierta.

—En la cama treinta y cinco, el paciente está en riesgo de asfixia, doctor… Es urgente que sea llevado a cuidados intensivos…

—Tenemos todas las camas ocupadas, mademoiselle…

—Hay una, doctor… el paciente que la ocupaba acaba de morir…

El encuentro tiene lugar en el cuarto de descanso de los médicos de guardia.

En ese instante aparece el doctor Boulet con cubrebocas y una tablet en la diestra. Los lentes permiten ver un poco de piel lechosa del rostro.

—Madame Groulex necesita de su ayuda, doctor De Troyes…

—¿Se encuentra aquí?

—No, en su casa, pero habló aprensiva, urge que usted se ponga en contacto…

El doctor internista, por interrumpir, se disculpa ante la enfermera Guilles: güera, de carnes magras y nariz de pellizco.

Madame Groulex es la madre de la esposa del doctor De Troyes. Éste, de inmediato la contacta a través de su teléfono celular.

—Gracias a Dios que me hablas, Zacha…

—¿Qué pasa?

—Me acaba de hablar Guillaume… Hélène, su madre, necesita estar en cuidados intensivos… Una enfermera le habló hace quince minutos y de no estar entubada puede morir… Tú sabes que le debemos mucho a los Charron…

—Suegra, en estos momentos tenemos un problema grave de sobrecupo… En el hospital solo hay ciento cuarenta camas y veinte se encuentran en el piso de cuidados intensivos… No hay suficientes ventiladores… Precisamente hace cinco minutos la enfermera Guilles me está demandando una cama de cuidados intensivos para un paciente que se muere por falta de oxígeno… Madame Charron está bien atendida… Precisamente el doctor Boulet tiene instrucciones para no dejarla sola…

Mientras De Troyes habla con su suegra, la enfermera Guilles cuestiona al doctor Boulet.

—¿Tiene el balance de infectados, muertos y hospitalizados de este día, doctor?

En todo Quebec hay 12 mil 292 enfermos de Covid y 289 muertos… 778 están hospitalizados y 211 en cuidados intensivos… La curva sigue hacia arriba, desgraciadamente…

El doctor Boulet guarda silencio al percibir un cambio en el tono de voz de su colega.

—¡Me pones en un aprieto!

—Por favor Zacha, Hélène es una entrañable amiga… Y además es quebequés…

—Permíteme…

El doctor De Troyes, sin desactivar el teléfono portátil, gira la cabeza en dirección de la enfermera Guilles.

El doctor Boulet aprovecha el impasse para retirarse. No le conviene conocer el desenlace.

—Enfermera, ¿tiene el nombre del paciente de la cama treinta y cinco?

—Sí, doctor —responde Sylvie Guilles—. Se llama Ramiro Morales… y tiene sesenta y cuatro años…

Sin meditarlo, el doctor De Troyes toma una decisión. Aparta los lentes de su rostro rosáceo, algo ajado por la edad. Lo hace con cierta parsimonia. Los introduce en el bolsillo derecho de la bata. El color violáceo de sus ojeras evidencia fatiga y preocupación.

La enfermera Guilles lo mira con fijeza, intentando descifrar sus pensamientos.

—Que lleven a la paciente Hélène Charron al piso de cuidados intensivos  —ordena el  su jefe—. Se encuentra en la habitación veintidós…

Su respuesta la conmueve. Es la que anhelaba escuchar.

VIDEOTECA: 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s