COSAS DE AMIGAS

Por Everardo Monroy Caracas

el-arte-en-clave-picasso-i-etapas-en-su-produccion-artistica-3584-1Domingo 19 de abril.

15: 12 PM.

Escena 1

—¿Cuantos?

Setenta y dos muertos…

—Menos que el sábado…

—Exacto… el viernes fueron 117…

—Espero que la curva descienda y recuperemos nuestra tranquilidad y libertad…

—Las cifras oficiales de hoy en nada tranquilizan: 18 mil 357 infectados, 877 muertos, mil 102 hospitalizados y 183 enfermos en cuidados intensivos…

—Un domingo negro, Vero…

—Triste, frio y para el colmo, hasta lluvioso…

—¿Y qué hace Francisco?

—Pelear, qué mas puede hacer… O ve la tele o se estupidiza con whisky…

—¿Pero habla con Raquel?

—Qué va, Raquel es feliz que no lo haga; ella prefiere hablar por Skype con sus amigos y no sale de su cuarto…

—¿Y tú como llevas el aislamiento?

—Leo, hago un poco de ejercicio y cocino… Trato de no estar mucho tiempo en la recamara… Así evito discutir con Pancho, el muy güevón

—Me imagino…  Al pobre le hace falta el trabajo y salir a cazar con los amigos…

—Extraña a la puta de su amante, esa es la verdad…

—No digas pendejadas, Vero…

—Es la verdad, Tere… Tiene una amante y hasta nuestra hija lo sabe…

—¿Ah sí? ¿Y quién es?

—Seguramente alguien del trabajo, una de las tantas güilas dejadas y borrachas… Le encantan ese tipo de viejas…

—Será que no le das lo que pide… No te olvides que a los hombres les aburren las damas, tal vez si fueras más facilona en la cama…

—Y a qué mujer le va a excitar un tipo panzón con piernas de fideos y cabeza de pelota desinflada… además, hediondo y borracho… Ay Tere, prefiero masturbarme viendo algún video tres equis

—La verdad, amiga, soy la menos enterada de que tu marido ande en malos pasos. Enrique te es fiel… y eso que yo trabajo en la misma compañía…

—Tu estas en la oficina…

—Pero una se entera de todo, Vero…

—Llegó en mal momento el Covid 19

—¿Por qué lo dices?

—En dos semanas iba a solicitarle el divorcio…

—¿Y por qué en dos semanas?

—Gary regresa de Sudáfrica el 2 de mayo… Ya le confirmaron el vuelo…

—¿Y?

—Nos iremos a vivir a Vancouver…

—Lo vas a dejar… No creo que tu hija Raquel esté de acuerdo…

—Ella se va con nosotros… Gary así lo quiere…

—¿Y ella?

—Odia a su padre… Sabe que con Gary las dos seremos más felices…  No me importa que sea veinte años mayor que yo… Es un buen hombre y está pensionado…

—Ruégale a Dios que no se lo lleve el Coronavirus

—Que pendejada dice, amiga… No me eches la sal… Gary es un hombre sano, hace ejercicio, no fuma y tampoco abusa del alcohol…

Caras vemos, corazones no sabemos

—Nos conocemos desde que Raquel entró a la high school… Él fue quien manejó el archivo en la Comisión Escolar de Montreal… Tuvimos suerte… Acababa de enviudar y en cuatro meses se jubilaría…

—No me digas que fue amor a primera vista

—Acertaste… Es un hombre interesante, distinguido, decente y pulcro… Todo lo contrario al patán y apestoso de mi marido… No sé cómo lo he aguantado… Imagínate, en octubre cumplo diecinueve años de casada… Qué horror…

—Y debo reconocer que no has perdido la figura… El ser maestra de educación física te tiene entera, en forma… Te envidio, amiga…

—No es fácil llegar a los cuarenta y seis años sin ponerse barrigona y fláccida… además, tu no tocas mal las rancheras, Tere… El tener sangre gitana te abultó todo… eres una atractiva amazona y con belleza andaluza…

—Anda, que es la falta de hijos la que impide que mis bubis y nalgas se vayan al piso…

—Pues a Francisco le encantas… siempre habla de ti…

—Bueno, recuerda que al cabrón de tu marido… hasta una escoba le levanta el pito

—Me retiro, Vero… Voy a preparar la cena, porque tendré visita…

—¿Algún galán?

—Qué tonterías dices… Susana, la del nueve, quiere jugar cartas… Y la anciana está sola… Ninguno de sus hijos la visita…

—Me hablas mañana…

—Claro, claro… a la misma hora… Buenas tardes y dale un beso de mi parte a Raquelito…

—0—

Escena 2:

—¿Seguro que llegas a las diez?

—Llevo una botella del Capitán Morgan

—¿Y qué le dijiste a Verónica?

—Nada… No nos hablamos…

Ay Pancho, esto tiene que terminar…

—Tere, Tere… Ya pronto… La cabrona piensa que no se lo de su viaje a Vancouver… Raquel se lo contó a la hija de Beto Torres…

—Me tranquiliza saberlo… Porque me acabo de enterar y precisamente hoy iba a decírtelo…

HEMEROTECA: Un viejo que leia novelas de amor – Luis Sepulveda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s