Categorías
Vejestorias de la pandemia

Y FALTAN AÚN MÁS LÁGRIMAS…

vejestoriasY no lo entiendes. Es un hecho sobrenatural. Sin sentido común. Lo ilógico amenaza tu manera de razonar.

Y ahora lamentas la decisión, no consensada, de traer a tu esposa e hijos a los suburbios de Kegashka donde lo humano escasea y la flora silvestre tiene el mando.

La choza es un cubo de barro, sin encalar, con techumbre de cuatro aguas con teja veneciana. Solo el montículo de rocas, donde levantaste el inmueble, tiene unos cuantos laureles y dos riachuelos de agua dulce que te proporcionan tilapias, bagres y ranas comestibles.

Un pequeño radio de baterías, que alimentas con energía solar, te permite estar en contacto permanente con el mundo. Tu esposa Dafne no lo sabe. Menos Pirra y Deucalión.

—Nos vamos al rancho —fue lo único que informaste al cerrar el restaurante y adelantarles tres meses de salario a tus trabajadores: un cocinero, una mesera y un lavaplatos-pelapapas.

Esto ocurrió a principios de marzo. Y hoy, domingo 3 de mayo, nada sabes de ellos, menos de tus padres y hermanos.

Tampoco Dafne, Pirra y Deucalión han dado visos de preguntar por ellos. Dafne tiene solo una hermana, Temis, que radica en Vancouver y lee las cartas del Tarot.

Desde el lunes 13 de abril han ocurrido cosas extrañas en tu entorno. Tu esposa empezó a perder el apetito y sueño. De ser una mujer bella y vital, pasó a convertirse en un ente desmejorado, fláccido de cara y brazos. Prefiere dormir de día que interactuar con su familia. Odia la luz y el olor a pescado.

Pirra de tan solo trece años fue la primera que notó la presencia del haz de luz que brotaba de uno de los muros de la vivienda. No del hogar donde cocinas los potajes, panes, tortillas y huevos. Sino del muro frontal, donde colocaste la puerta y la ventana.

—Es como una gran luciérnaga, Pa —te insistía Pirra abriendo sus enormes ojos verdes y abrazándote fuerte, sin poder ocultar su temor—. Tiene alas, es muy parecida a Campanita, la amiga de Peter Pan

Una semana después, exactamente el lunes 20 de abril, le tocó el turno a Deucalión, un jovencito de dieciséis años, vigoroso, peludo y de mandíbula cuadrada, como la de un vaquero hollywoodense. Día a día hace ejercicio y es el responsable de pescar y recoger ramajes secos para cocinar.

—Mi hermana no miente, padre —te dijo sin ocultar su temor—. Vi claramente cómo se metía aquella cosa en el cuerpo de nuestra madre y la encendía como una lámpara fosforescente…

Tú empezaste a dudar de la cordura de tus hijos. Relacionabas la mala salud de tu esposa con la depresión. Evidentemente estaba libre del virus de influenza, del maldito Covid 19.

No presentaba los síntomas conocidos, en caso de haber sido infectada: tos seca, fiebre y dolor de garganta, huesos y músculos.

El domingo 3 de mayo, después de escuchar el parte oficial de los decesos e infectados por el Coronavirus en Quebec, al internarte a la choza, confirmaste los dichos de tus hijos. Claramente vistes aquel pequeño ser alado que salió de la boca de Dafne y casi choca con tu rostro antes de meterse al muro que retiene la puerta por donde entraste.

Tu esposa aun irradiaba una luz azulosa, incandescente, y al acercarte se apagó y dejó de estremecerse.

Al percibir tu presencia, Dafne abrió sus ojos, verdes y brillantes, y con una voz tenue, amorosa, te susurró:

Lo sé, lo sé y no te preocupes… Sesenta y nueve nuevas almas alimentan al éter, y sus cuerpos a la tierra. Su sacrificio no es en vano. Hay un tiempo para vivir y otra para morir… El mundo se renueva… Y faltan aún más lágrimas para apaciguar la ira del Protector de la naturaleza…

 Y efectivamente, minutos antes, te habías enterado por la radio que, del sábado 2 al domingo 3, se habían registrado en Quebec sesenta y nueve nuevos decesos y ochocientos noventa y dos infectados por el Covid 19.

La cifra iba en aumento: dos mil 205 muertos, 31 mil 865 infectados, mil 754 hospitalizados y 218 en cuidados intensivos.

VIDEOTECA:

HEMEROTECA: promai3 20

Por Everardo Monroy

Periodista y escritor, originario de Huayacocotla, Veracruz, México. Es fundador del periódico Uno mas uno y laboró como reportero en los diarios El Diario de Chihuahua y Ciudad Juárez, El Universal, Diario de Nogales, El Sol de Acapulco, El Sol de Chilpancingo, El Diario de Morelos, La Opinión de Torreón, La República en Chiapas y de las revistas Proceso y Día Siete. Es autor de los libros Ansia de Poder, Nostalgia del Poder, El Difícil Camino del Poder, Tepoztlán: Cuadrónomo Extraterrestre, La Ira del Tepozteco, El Quinto Día del Séptimo mes, Complot Chihuahua: Matar al Gobernador, y Fusilados. Actualmente radica en Toronto, Canadá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s