Categorías
Vejestorias de la pandemia

LA MUELA DEL EGOISMO

vejestoriasAvanza el día. Cae la noche. Las gentes miran sus relojes, cabeceando.

Antoni Artaud/El cine

El zumbido del teléfono portátil interrumpió su lectura. No reconoció el número que aparecía en pantalla.

—¿Si? Benjamín Hoyos al habla…

—Señor Hoyos, de la Clínica de la doctora Lemoine…

—Por fin, una bendición saber que ya reanudaron sus actividades…

—No precisamente —aclaró la voz femenina—. Será a partir del lunes primero de junio, pero por la gran demanda del servicio tenemos que agendar las consultas…

—Lo entiendo…

—Su cita será el jueves 4 de junio, a la una y media de la tarde… Por favor anótelo…

—No se preocupe… Lo haré de inmediato… ¿Y la doctora Lemoine está bien?

—Todos sobrevivimos, señor Hoyos —dijo la recepcionista y su risa pareció salir de ultratumba—. Por fortuna, tambien usted goza de buena salud…

—Me he cuidado, a pesar de no dejar el café y la azúcar…

—Jueves 4 de junio, no lo olvide, señor Hoyos…

El anciano, después de presionar el botón off del celular, escribió la fecha y hora de la cita en una de las hojas del libro que leía: La chica del tren de Paula Hawkins.

Miró el reloj de pared y comprobó que eran las diez y seis de la mañana.

El día anterior —martes 26 de mayo—, habló por teléfono con su hermano Martin, confinado en su casa de Ciudad Netzahualcóyotl. Tan parecido a él en lo sotaco, zambo y cabezón y de pelo crespo y pardo.

Y precisamente, Benjamín Hoyos le externó su interés de ver a un dentista ante el malestar de una muela.

—En Montreal todas las clínicas dentales siguen cerradas —ahondó el viejo— y ante una urgencia te expones a ser hospitalizado antes de escuchar tus quejas…

—Dímelo a mí, carnal —confirmó Martin, dos años menor—. Aquí la gente se muere de miedo al solo ser ingresado a un hospital…

En México aún prevalecía el amor a la familia. Esa era su fortaleza. Difícilmente desprotegían a sus ancianos. Los muertos por el Coronavirus estaban relacionados a males cardiacos, diabetes, obesidad y enfisema pulmonar.

Los viejos eran asistidos, en su propio hogar, por hijos y nietos.

En Quebec, por el contrario, los abuelos terminaban en asilos privados o públicos bajo el cuidado de enfermeras y personal de intendencia. Eran simples mercancías. Ni los hijos o nietos cubrían los gastos de estancia. Los viejos sobrevivían con el dinero de la pensión.

  No era fortuito que de los 89 muertos registrados el miércoles 27 de mayo, a consecuencia del Covid 19, el 82 por ciento fueran personas mayores de sesenta años.

Es decir, según datos del Ministerio de Salud, de los cuatro mil 229 decesos ocurridos de febrero a la tercera semana de mayo, cerca de 38 mil eran ancianos. Y las tres cuartas partes provenían de las casas de retiro, algunas administradas por la delincuencia organizada.

Benjamín Hoyos iba a reanudar su lectura, intrigado por el devenir de una alcohólica inglesa, cuando el teléfono portátil volvió a zumbar.

Y confirmó que se trataba de los diez números ya registrados minutos antes.

—A sus órdenes…

En esta ocasión, la voz femenina, más afónica que la anterior, le habló en castellano:

—Señor Hoyos, soy Alexia, la asistente de la doctora Lemoine…

—¿Ocurre algo?

—Hubo un error en la fecha de su cita… No será el jueves 4 de junio, sino el jueves 18 de junio, a las doce cuarenta y cinco…

—Me urge que me atiendan una muela… —dijo el viejo sin ocultar su alarma.

—Lo siento, señor Hoyos… Y otra cosa, cuando aborde el autobús o vagos del tren subterráneo, use mascarilla, por favor…

—Lo haré, no se preocupe…

—En el exterior de la clínica habrá una banca de espera. Usted al llegar, no necesita buscarnos, nosotros lo haremos… Si cree que no puede venir, por favor avísenos con dos días de anticipación…

Benjamín Hoyos prefirió amacizar el entuerto. Estaba consciente de su desventaja. No contaba con un seguro médico dental y los gastos los cubriría el gobierno de Quebec.

El viejo no pensó en el sufrimiento de los 49 mil 139 enfermos de neumonía, provocada por el virus del Covid.

Y le importaba un bledo que mil 379 estuvieran hospitalizados y 184 conectados a un respirador artificial.

Su propia tragedia, contaminada por un miedo persistente, alimentaba un sentimiento egoísta. No valoró el hecho de ser tomado en cuenta por la doctora Paule Lemoine. Pudo ignorarlo o simplemente programar la cita hasta finales de año.

Su espíritu revolucionario, por el que huyó de México en la década de los setenta, se fue al traste. Seguramente sus ex compañeros de armas, de enterarse, se avergonzarían de su berrinche senil.

La recomendación de su gran inspirador, Mao Tse-Tung, terminó en un florero de la burguesía:

Tenemos el deber de ser responsables ante el pueblo. Ser responsables ante el pueblo significa que cada palabra, cada acto y cada medida política nuestros deben concordar con los intereses del pueblo, y si cometemos errores, debemos corregirlos.

HEMEROTECA: La chica del tren – Paula Hawkins

VIDEOTECA: https://ok.ru/video/216738171450

Por Everardo Monroy

Periodista y escritor, originario de Huayacocotla, Veracruz, México. Es fundador del periódico Uno mas uno y laboró como reportero en los diarios El Diario de Chihuahua y Ciudad Juárez, El Universal, Diario de Nogales, El Sol de Acapulco, El Sol de Chilpancingo, El Diario de Morelos, La Opinión de Torreón, La República en Chiapas y de las revistas Proceso y Día Siete. Es autor de los libros Ansia de Poder, Nostalgia del Poder, El Difícil Camino del Poder, Tepoztlán: Cuadrónomo Extraterrestre, La Ira del Tepozteco, El Quinto Día del Séptimo mes, Complot Chihuahua: Matar al Gobernador, y Fusilados. Actualmente radica en Toronto, Canadá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s