Categorías
Vejestorias de la pandemia

EL POLLO DE LA SAINT-HUBER

vejestoriasUn amanecer distinto. En esta ocasión lo arrojó la cama con cierta virulencia interior.

—¡Me voy a morir hoy! —exclamó acalorado, sin mucha libertad para respirar.

Apenas alcanzó a percibir el frio parquet del piso

Un jueves 28 de mayo con 25 grados centígrados de temperatura en la habitación sin ventana.

En esta ocasión pasó de largo su apego al té verde o el plato de cereal con leche tibia. André Pelletier, como un autómata, se despojó de la piyama con manchones de vino tinto, tabaco y café. De inmediato sacó del closet la botarga del pollo ST-Huber y se la enfundó.

—Si me va a chupar la bruja —murmuró— que sea en la calle y dándole un poco de alegría a la gente…

Felicity, su esposa, por prescripción médica tuvo que irse a vivir al departamento de su hijo Guy.

André había contraído el virus del Covid 19, pero aparentemente era asintomático.

A la vejez, viruela —fue lo único que alcanzó a objetar cuando le hablaron de la clínica de tests y le confirmaron el problema.

Sus tres hijos y Felicity se alarmaron. Sabían que André era un fumador empedernido y abusaba del vino tinto y café negro.

Durante treinta y dos años trabajó de repartidor de pollo frito para la empresa St-Huber Poulet.

Lo hizo veinte años después de su fundación, en 1971.

Recién había cumplido los catorce años de edad.

Por el alcohol tuvo un descuido vial al conducir la camioneta de los Léget y terminó de botarga, promocionando el producto en los restaurantes que adquirían la franquicia.

Una vida nada extraordinaria.

René Léget, el patriarca del corporativo, le tuvo estima y protegió hasta el martes 25 de septiembre de 2001. Desde la primera semana de octubre recibiría dinero de la pensión. Aun así, en agradecimiento a la empresa, André continuó promocionando a St-Huber Poulet en los parques y las principales avenidas de Montreal.

Los fines de semana, después de meterse al cuerpo algunos litros de vino chileno y treinta cigarrillos, su hijo Guy, heredero del puesto de repartidor de pollo frito y ensaladas, iba a recogerlo en alguna banca del parque Saint-Zotique, pataleando y gruñendo. Su presencia de poulet ivre era muy popular en todo el barrio de la Petite-Italie.

Su presencia física era sobresaliente por su gran talla y gordura.

Y mientras los quebequés enfrentaban los horrores de la pandemia —solo ese jueves 28, otros 74 murieron por el virus y 563 se infectaron—, André Pelletier, bajo los efectos de la fiebre, abandonó su departamento.

Ante la burla y azoro de los transeúntes —la mayoría con cubrebocas y guantes de látex—, el gran pollo blanco de pico y patas amarillas no cesaba de cloquear y aletear.

Durante varias horas, sin detener su marcha en ningún instante, recorrió el boulevard Pie-IX.

Nadie hizo el intento de acercársele o socializar. Ni siquiera la policía.

 Felicity, al enterarse de su salida del edificio —por boca de algún vecino— intentó saber de su paradero en hospitales y puestos de policía. Ninguna de los mil 153 personas hospitalizadas o  170 intubadas por el Covid correspondían a su edad, nombre y apellido. Solo estaba registrado en la lista de los 49 mil 702 infectados del momento.

André, metido en su papel de gallina clueca, se había internado en el parque del Jardín Botánico, cerrado por el problema de la pandemia.

HEMEROTECA: Olaizola Jose Luis – Francisco Pizarro – Crónica De Una Locura

Por Everardo Monroy

Periodista y escritor, originario de Huayacocotla, Veracruz, México. Es fundador del periódico Uno mas uno y laboró como reportero en los diarios El Diario de Chihuahua y Ciudad Juárez, El Universal, Diario de Nogales, El Sol de Acapulco, El Sol de Chilpancingo, El Diario de Morelos, La Opinión de Torreón, La República en Chiapas y de las revistas Proceso y Día Siete. Es autor de los libros Ansia de Poder, Nostalgia del Poder, El Difícil Camino del Poder, Tepoztlán: Cuadrónomo Extraterrestre, La Ira del Tepozteco, El Quinto Día del Séptimo mes, Complot Chihuahua: Matar al Gobernador, y Fusilados. Actualmente radica en Toronto, Canadá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s