Categorías
El relincho del miedo

LOS SUEÑOS DE CHAMPLAIN

relincho del miedo portadaIntentas escribir y te detienes.

Debes terminar de leer el libro biográfico de Samuel de Champlain, fundador de la primera ciudad canadiense, Quebec.

Navegante y espía francés,

David Hackett Fisher realizó la portentosa investigación y fisgoneó en archivos inimaginables de Brouage, Paris, Londres, Quebec y Montreal.

No ha sido traducido al castellano. Champlain también incursionó territorios gringos y mexicas, en calidad de espía.

Lo hizo bajo el imperio español.

El libro de casi mil páginas: Le Rêve de Champlain.

La obra te obliga a sumergirte en los encuentros y desencuentros del navegante

 Des Sauvages: ou voyage de Samuel de Champlain (Salvajes o el viaje de Samuel de Champlain) te sorprende, al confirmar que fue un intelectual liberal y alentó el matrimonio entre nativos y europeos; respetó las diversas creencias religiosas y culturales de sus aliados algonquinos, hurones e iroqueses y llegó a suponer que, en la Nueva Francia, podría construirse una sociedad de iguales: cristianos, pacifistas y respetuosos de la ley y el orden.

Hackett aclara que llamar sauvages a los amerindios, significaba identificarlos como moradores de la foresta, no personas ignorantes, como pudiera creerse.

Tú piensas diferente.

Después de leer Des Sauvages: ou voyage de Samuel de Champlain compruebas que, el enviado del rey Enrique IV, tuvo comentarios desafortunados en contra los habitantes originales de Canadá.

Su propósito era someterlos y crear una nueva colonia francesa para comercializar pieles de castor, pescado —principalmente sardina—, plata y oro.

Sin embargo, no diezmó amerindios a la manera inglesa o estadounidense.

Su estadía en Tadoussac —la primera fortificación canadiense en territorio de Quebec— quedó consignada en sus memorias y mapas que elaboró con su propia mano.

De Champlain frisaba los 27 años cuando en 1603 arribó a ese pequeño saliente rocoso que bordea el rio Saint Lawrence, habitado en un principio —en 1535— por su paisano y excelente navegante, Jacques Cartier.

Champlain en un pasaje de su diario describió a grandes trazos  la presencia de los algonquinos que visitaron Tadoussac:

“Tous ces peuples, ce sont gens bien proportionnés de leurs corps, sans aucune difformité; ils sont dispos, et les femmes bien formées, remplies et potelées, de couleur basanée.”

(Todas esas personas eran gente bien proporcionada de sus cuerpos, sin ninguna deformidad; estaban dispuestos y las mujeres bien formadas, disciplinadas, satisfechas y rollizas, morenas).

Champlain aseguró que, después del saludo, las mujeres adultas y sus hijas adolescentes se desnudaron y empezaron a cantar y bailar.

—0—

El texto que has interrumpido, antes de sumirte en la vida y obra de Champlain —quien muriera por un infarto cerebral el 25 de diciembre de 1635—, intentaba ser un breve esbozo del origen de Acapulco, un puerto mexicano.

En esta ocasión, consignaste la presencia de un monje budista chino en territorio guerrerense.

Escribiste:

Fa Hsien era un monje budista y aventurero. Vivía en Hong Kong y se embarcó en un barco comercial de remos y aspas, construido de madera y juncos. Los trece navegantes invirtieron nueve días, sin tocar costas filipinas, para llegar a Nueva Guinea. Tuvieron que recorrer más de cuatro mil kilómetros de mar abierto. Uno de los tripulantes, avejentado y sin dientes, empezó a gimotear. Fa Hsien repitió un pensamiento de Siddhartha Gautama: “Si tiene solución, ¿por qué lloras? Si no tiene solución, ¿por qué lloras?”. Año 415 de nuestra era y Fa Hsien invertiría otros dos años para hundir sus deshilachadas sandalias en arenas acapulqueñas. El puerto estaba a quince mil kilómetros de Hong Kong, separado por la inmensidad aterradora del océano Pacifico, conocido entonces como el Mar del Sur.

—0—

Tu teléfono portátil lanzó pujidos sobre la mesa. Tras el oui, escuchaste la voz de Anne para recordarte que a las tres de la tarde partirían a Toronto.

Los ciento sesenta y tres sirios —hombres y mujeres— arribarán al aeropuerto Internacional Pearson.

Son los primeros refugiados acogidos por el gobierno y la sociedad canadiense. Parte de los veinticinco mil sirios beneficiados que huyen de la guerra en el Oriente Medio.

El sábado 12, otros ciento sesenta pisarán territorio quebequés. La mayoría ha sido apadrinada por familias montrealenses.

—No te olvides de tus botas de invierno, porque puede haber sorpresas durante el trayecto —recomienda Anne.

—Y un par de condones…

Lanzas la puya para recordarle sus deberes.

—Por supuesto… De eso nadie se salva…

—0—

La isla vive inmersa en el edredón del atardecer. Un olor a pimienta negra y clavo empieza a filtrarse a tu recámara.

Los vecinos del departamento de arriba iniciaron los preparativos de la cena. No tardarán en encender su televisor.

Seguramente en contra de tu voluntad tendrás que zamparte un concierto del egipcio Amr Diab o de la libanesa Elissa.

Todas las tardes ocurre lo mismo y no te quejas.

Bendita libertad…

HEMEROTECA: Las ensenanzas de don Juan – Carlos Castaneda

Por Everardo Monroy

Periodista y escritor, originario de Huayacocotla, Veracruz, México. Es fundador del periódico Uno mas uno y laboró como reportero en los diarios El Diario de Chihuahua y Ciudad Juárez, El Universal, Diario de Nogales, El Sol de Acapulco, El Sol de Chilpancingo, El Diario de Morelos, La Opinión de Torreón, La República en Chiapas y de las revistas Proceso y Día Siete. Es autor de los libros Ansia de Poder, Nostalgia del Poder, El Difícil Camino del Poder, Tepoztlán: Cuadrónomo Extraterrestre, La Ira del Tepozteco, El Quinto Día del Séptimo mes, Complot Chihuahua: Matar al Gobernador, y Fusilados. Actualmente radica en Toronto, Canadá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s