Categorías
PANDEMOARIOS

NUESTRA FAMILIA

pandemoarioEl individuo real sólo es un accidente, un vaso terrestre de la crítica crítica que se revela en él como la sustancia eterna.

Engels y Marx/La sagrada familia

 

Y de repente

como en vigilia

se hizo presente

nuestra familia.

 

Nadie aguadaba

bello milagro

con la llegada

de aquel deflagro.

 

Ya los infantes

no terrenales

viajan errantes

por ser virtuales.

 

Todo cambió

con la pandemia

reverberó

la hipoglucemia.

 

Y de repente

como en vigilia

se hizo presente

nuestra familia.

 

Humor de perros

por el encierro;

hombres-cencerros

pulen su fierro.

 

Y las mujeres,

damas de acero,

dejan quehaceres,

pulen su agujero.

 

La cama arde,

el hielo es seco;

ya no hay alarde,

retumba el eco.

 

Y de repente

como en vigilia

se hizo presente

nuestra familia.

 

Los niños juegan

en cielo ajeno

y cuando alegan

se escapa el trueno.

 

Zeus protesta,

Hera reclama,

suena la orquesta

desde la cama.

 

Los héroes hablan

tras la pantalla

ambos se endiablan

en la batalla.

 

Y de repente

Como en vigilia

Se hizo presente

Nuestra familia.

 

De marzo a julio

Marvel asigna

por el peculio.

falsa consigna

 

Adiós bohemia.

Adieu el baile.

su día le apremia

al padre fraile.

 

Y por la noche

sobre el desvelo

habrá derroche

de toro en celo.

 

Y de repente

como en vigilia

se hizo presente

nuestra familia.

 

La reina exige

verdura fresca

y el rey se aflige

está en su bresca.

 

El lecho real,

vino de cava,

es un corral,

de sexo y lava.

 

La hija clama

su Burger King.

Maldito drama

no tiene fin.

 

Y de repente

como en vigilia

se hizo presente

nuestra familia.

 

La casa olvida

su santo don,

ya no es guarida

sino prisión.

 

Y los amigos,

seres virtuales,

corren postigos,

sueltan sus males.

 

Los voyeristas

mas descarados;

falsos artistas,

venden pecados.

 

Y de repente

como en vigilia

se hizo presente

nuestra familia.

 

Un clan severo

deja su casa,

parte de cero,

y vuelve a la caza.

 

La madre astuta

otrora honrada

ya es prostituta

en su morada.

 

El hombre serio,

padre ejemplar,

sin monasterio

volvió a engañar.

 

Y de repente

como en vigilia

se hizo presente

nuestra familia.

 

Los hijos sanos

en sus cabales

son marihuanos,

monos virtuales.

 

La vida sigue

tras la pandemia;

regresa el ligue

y la academia.

 

El ser infiel

vuelca sonrisas,

lisonja y hiel

con las sumisas.

 

Y de repente

como en vigilia

se hizo presente

nuestra familia.

HEMEROTECA: pro21juin20

 

Por Everardo Monroy

Periodista y escritor, originario de Huayacocotla, Veracruz, México. Es fundador del periódico Uno mas uno y laboró como reportero en los diarios El Diario de Chihuahua y Ciudad Juárez, El Universal, Diario de Nogales, El Sol de Acapulco, El Sol de Chilpancingo, El Diario de Morelos, La Opinión de Torreón, La República en Chiapas y de las revistas Proceso y Día Siete. Es autor de los libros Ansia de Poder, Nostalgia del Poder, El Difícil Camino del Poder, Tepoztlán: Cuadrónomo Extraterrestre, La Ira del Tepozteco, El Quinto Día del Séptimo mes, Complot Chihuahua: Matar al Gobernador, y Fusilados. Actualmente radica en Toronto, Canadá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s