Categorías
PANDEMOARIOS

EL LÍDER

pandemoarioLa lengua brilla

en cada duelo

y un virus trilla

el desconsuelo.

 

El líder lanza:

¡Abracadabra!

Y da esperanza

con la palabra.

 

Usa corbata,

traje de marca,

mientras acata

o se desmarca.

 

Y como germen

esparce el habla;

los listos duermen

su  miedo entabla.

 

La lengua brilla

en cada duelo

y un virus trilla

el desconsuelo.

 

Para vencer

con un mensaje,

es prometer

cualquier brebaje.

 

Los leucocitos,

o glóbulos blancos,

crecen bonitos

con falsos sancos.

 

Cada partido

pinta su raya;

un voto urgido

y la morralla.

 

La lengua brilla

en cada duelo

y un virus trilla

el desconsuelo.

 

Con la saliva

del estadista

se arma la amiba

procomunista.

 

No solo es pícaro

cuando ha robado,

sino un Ícaro

mi diputado.

 

Tiene la argucia

del virus ciego:

cualquier minucia

infla su ego.

 

La lengua brilla

en cada duelo

y un virus trilla

el desconsuelo.

 

Roba a dos manos

sueños, dinero

y sus paisanos

mueren primero.

 

En su ruleta

ponen la lengua

y es una veta

que nunca mengua.

 

Tienen diamantes,

oro en Rodesia

y sus amantes

sufren de amnesia.

 

La lengua brilla

en cada duelo

y un virus trilla

el desconsuelo.

 

Y las vacunas

por si te integras

a las comunas

solo aguas negras.

 

Es el dinero

quien garantiza

el ser primero,

no corras prisa.

 

Si estas jodido

el Covid daña

al aguerrido

de tu calaña.

 

La lengua brilla

en cada duelo

y un virus trilla

el desconsuelo.

 

En tu distrito,

el diputado

dice contrito

que te ha salvado.

 

Levanta el dedo,

frunce la frente

y se echa un pedo

el indecente.

 

El virus huye

por el momento;

el gas que fluye

es un portento.

 

La lengua brilla

en cada duelo

y un virus trilla

el desconsuelo.

 

El chisme cunde

por las praderas:

La plaga se hunde

con perroderas.

 

Dichos burlescos

del diputado:

Benditos cuescos

los he salvado.

 

Por cada viva

que lanza el pueblo

llueve saliva,

certero reblo.

 

La lengua brilla

en cada duelo

y un virus trilla

el desconsuelo.

 

Los autobuses

en su carrera

abonan cruces

a nuestra era.

 

Mi diputado

con alopecia

nos ha dejado.

¡Huyó a Venecia!

 

Hizo millones

con la vacuna

de mejillones

y mucha tuna.

 

La lengua brilla

en cada duelo

y un virus trilla

el desconsuelo.

 

HEMEROTECA: PRO5JUI20

Por Everardo Monroy

Periodista y escritor, originario de Huayacocotla, Veracruz, México. Es fundador del periódico Uno mas uno y laboró como reportero en los diarios El Diario de Chihuahua y Ciudad Juárez, El Universal, Diario de Nogales, El Sol de Acapulco, El Sol de Chilpancingo, El Diario de Morelos, La Opinión de Torreón, La República en Chiapas y de las revistas Proceso y Día Siete. Es autor de los libros Ansia de Poder, Nostalgia del Poder, El Difícil Camino del Poder, Tepoztlán: Cuadrónomo Extraterrestre, La Ira del Tepozteco, El Quinto Día del Séptimo mes, Complot Chihuahua: Matar al Gobernador, y Fusilados. Actualmente radica en Toronto, Canadá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s