Categorías
El relincho del miedo

DE PIE

…porque el gran día de su ira ha llegado. ¿Y quién podrá sostenerse en pie?

Apocalipsis 6:17

relincho del miedo portada1

Una ciudad apocalíptica, lo afirmo con contundencia.

La visualicé, créanlo.

Y difícilmente puedes cruzarla sin exponer la vida.

Los timoratos, siempre cargan miedo para enfrentar a sus adversarios.

Podemos dormir en los corredores de los centros comerciales si eres propietario o empleado fiel del negocio.

El Ministerio de la Defensa, no el Consejo Supremo, debe avalar el carnet de identidad.

2

Yo así logré llegar al Mall Lindavista.

Y también allegarme de una cama desarmable, de lona, y auxiliar a Matías Lobo, el viejo farmacéutico, armero, poeta y oligarca nahuatlaca.

Tras de mí, Talía Parra, machacada de carnes, lengua corta y estómago crocante por una polifagia heredada.

En la farmacia pude revivir las brasas del tlecuil para preparar algún insumo comestible, desde yerbas a granos. Hasta tortillas hice a mano.

Matías —algo tullido por una herida de bala mal atendida— sigue interesado en fortificar la ofensiva. Esparce su respiración de asmático por todos los rincones, como una hornaza de leña,  mientras enseña un poco sobre la nomenclatura de las armas de fuego.

En esta ocasión aprendimos que, la mayoría de los rifles de asalto —sean semiautomáticos, de palanca, corredera o cerrojo—, cuentan con culata, armazón y cañón.

Ya en detalle, describió los entretelones de cada accesorio.

Los nombres, por muy cortos de mente, fueron arraigándose en el subconsciente: bocacha, punto de mira, cerrojo, alza, garganta, lomo, cantonera, pistolete, disparador, cargador, guardamanos

En sus dedos, el máuser se fraccionaba a una velocidad inimaginable.

Y al término de la cena, todos los legos intentamos imitar su pericia.

Imposible.

Matías es el maestro, un artista consumado.

Y aun así, sin replica, tendremos que aprender tales habilidades para sobrevivir en esta era de sollozo y muerte.

3

—Soy testigo de que no hay más Dios que Alá y que Mahoma es su profeta…—ora Talía con las manos extendidas y en posición vertical.

El mundo ha perdido su propósito moralizador y pacifista.  Debemos protegernos en pequeñas comunas para contener la sinrazón del miedo.

Y cada calle, cada avenida, cada eje vial o boulevard, pulverizó su esencia de origen: ser una vía pública, transitable. Imposible recorrer cualquier tramo bajo la luz diurna o vespertina.

La basura se acumula con toda su pestilencia y plaga destructiva.

Las bestias, otrora domesticadas o toleradas —perros, tejones, tlacuaches, palomas, loros, ardillas, ratas o gatos— son medios básicos para alimentarnos. Logran cotizarse en el mercado informal.

Los cazadores urbanos nos allegan de alimentos enlatados —frijoles, garbanzos, lentejas…— y nos hacen depender de los apellidos encumbrados del hampa financiera.

Dos perros tienen el mismo valor monetario que una ak-47 y seis ratas, de buen peso y volumen, a un revólver y una caja de cartuchos.

Los huevos de gallina, trigo, maíz, manteca animal, sal y verduras son importados del Himalaya y Manchuria, a través de nuestros hermanos musulmanes.

Los Consejos supremos de cada barrio alcanzan tales bienes para preservar su existencia y encabezar las revueltas de fe e independencia.

Los límites infranqueables —acordados y respaldados por la milicia de escritorio— aparecen en el periódico oficial.

Los Malls e inmuebles bancarios nunca serán atacados mientras estén bajo la jurisdicción del Ministerio de la Defensa y la Organización de las Naciones Unidas.

Las iglesias tuvieron que ceder en sus normas de conducta para inyectarnos menos temor y remordimiento.

4

Una bala con chaqueta de bronce siempre está presente para hacer su devastadora misión. Nunca debemos ser reos de nuestros enemigos: Los guerreros de Yavé.

La pólvora está encapsulada. Libera sus demonios con el solo contacto del hombre: chispa vital.

 Matías recicla el plomo recuperado en los edificios saqueados y consumidos por el fuego divino

Nuestra mayor sorpresa fue cuando nos informó que había fabricado un revólver en base a los diseños originales de Samuel Colt, Deanc Adams y Rollin White.

No mintió.

5

El 25 de julio, antes de descorchar la botella de sidra Pomme de Lyon —regalo del chaman Abel Jodorowsky—, presentó una caja de madera laqueada con varios accesorios tubulares, de plástico y acero.

Nuestra curiosidad sin límite.

—Miren —dijo con voz de pedagogo—, esta es la empañadura, el arco guardamonte, la caja plana del mecanismo y la ventana rectangular del cilindro. Y miren, chequen, chequen…  sigue el cilindro que puede albergar hasta doce cartuchos y el cañón… y como se darán cuenta, tiene una mayor resistencia que cualquier arma construida en los tiempos idos…

Embonó cada pieza y casi al final, tras poner en su punto exacto el disparador, la biela, la corredera, el muelle recuperador y la aguja percutora, hizo varias demostraciones en el cuarto de tiro.

En doce minutos, bajo la cúpula de hormigón, comprobamos la potencia del revólver.

Sin ninguna complicación técnica, pulverizó los seis maniquíes —muy parecidos al presidente de los Estados Unidos— y perforó las dos placas de pochote.

Mientras recuperábamos los trozos de plomo y cartuchos percutidos, recordé que no había apagado el tlecuil. Aprovecharía los rescoldos para cubrir mis heridas.

Un navajazo en el costado derecho logró tumbarme en la cama un par de semanas. Era un malestar superado, pero la perforación en el antebrazo del corazón seguía sin cicatrizar. Aun supuraba pus por la falta de aseo y antibióticos.

Por desgracia, escaseaba el axihuitl o yerba de agua.

6

Matías Lobo, según nos confió, en agosto o septiembre incursionará en territorio zapatista.

Mala señal.

Nuestro ejército de liberación está condenado al fracaso.  Una segunda ola de Coronavirus va a diezmarnos.

Los antiinflamatorios Dectancyl y Colchicine y el potente antiviral Remdesivir tardarán un par de meses en llegar.

Tampoco la vacuna, obtenida en el mercado negro, ha mejorado el estado de ánimo de nuestros hijos y nietos.

Sin la guerra, sin duda, solo pensarían en el suicidio.

¿Y quién podrá sostenerse en pie?

 

HEMEROTECA: 1Por el camino de Swann – Marcel Proust

Por Everardo Monroy

Periodista y escritor, originario de Huayacocotla, Veracruz, México. Es fundador del periódico Uno mas uno y laboró como reportero en los diarios El Diario de Chihuahua y Ciudad Juárez, El Universal, Diario de Nogales, El Sol de Acapulco, El Sol de Chilpancingo, El Diario de Morelos, La Opinión de Torreón, La República en Chiapas y de las revistas Proceso y Día Siete. Es autor de los libros Ansia de Poder, Nostalgia del Poder, El Difícil Camino del Poder, Tepoztlán: Cuadrónomo Extraterrestre, La Ira del Tepozteco, El Quinto Día del Séptimo mes, Complot Chihuahua: Matar al Gobernador, y Fusilados. Actualmente radica en Toronto, Canadá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s