Categorías
PANDEMOARIOS

RUECA

pandemoarioVida dolida

oda y encierro

no habrá partida,

es simple entierro.

 

Burbuja ajena

de polvo seco

sangre  de avena

y ombligo hueco.

 

Pelota jaspe,

dios de lo incierto

que el odio raspe

cualquier entuerto.

 

Coro mundano

miedo furioso

va de la mano

muy amoroso.

 

Vida dolida

oda y encierro

no habrá partida,

es simple entierro.

 

Cuerpo deshecho,

mente vivaz,

cometa- lecho,

noche fugaz.

 

Cantera negra,

oro blasfemo,

sucia bisagra

de amor supremo.

 

Urde perplejo

trampa bizarra

y en cada espejo

nuestra gabarra.

 

Vida dolida

oda y encierro

no habrá partida,

es simple entierro.

 

Barro  divino,

soplo viviente,

gota de vino

albo simiente.

 

Grajo perene

rasga el silencio;

la cena viene

coca y ascencio.

 

Falo invisible,

arca rosada,

sal digerible

yerba chupada.

 

Vida dolida

oda y encierro

no habrá partida,

es simple entierro.

 

Gozo indeleble

teta blanqueada

y en cada reble

rabia marcada.

 

Brazo acunado,

tiara olvidada,

sueño robado,

luz de alborada.

 

Corrido ajeno

en la pantalla,

mientras el seno

su boca talla.

 

Vida dolida

oda y encierro

no habrá partida,

es simple entierro.

 

Danza machicha,

pista endiablada,

la dama ficha

de madrugada.

 

Tras el barbijo

llora la maja

y el dócil hijo

carga su caja.

 

Borrosa escena

desde  el zurrón

y en la alacena

roe un ratón.

 

Vida dolida

oda y encierro

no habrá partida,

es simple entierro.

 

Orión barroco

invade el baño

y el pobre loco

orina el paño.

 

Obrero mozo

sin la careta;

nada amistoso

voz de opereta.

 

La madre gime,

el padre ausente

y la redime

el hombre -cliente.

 

Vida dolida

oda y encierro

no habrá partida,

es simple entierro.

 

Durante meses

cuentan historias

los feligreses

y las escorias.

 

Noches enteras

 en las banquetas:

sombras señeras

en mil piruetas.

 

La vida sigue

junto a la muerte

y se coligue

débil y fuerte.

 

Vida dolida

oda y encierro

no habrá partida,

es simple entierro.

 

Raro prostíbulo

nace en la casa,

tambien un patíbulo

de monta y caza.

 

Pandemia ingrata

sin ser modestia

tu sabia mata

salvó a la bestia.

 

Nos recordaste

nuestra miseria

y sacrificaste

alma y materia.

 

Vida dolida

oda y encierro

no habrá partida,

es simple entierro.

HEMEROTECA: PRO26JUI20

Por Everardo Monroy

Periodista y escritor, originario de Huayacocotla, Veracruz, México. Es fundador del periódico Uno mas uno y laboró como reportero en los diarios El Diario de Chihuahua y Ciudad Juárez, El Universal, Diario de Nogales, El Sol de Acapulco, El Sol de Chilpancingo, El Diario de Morelos, La Opinión de Torreón, La República en Chiapas y de las revistas Proceso y Día Siete. Es autor de los libros Ansia de Poder, Nostalgia del Poder, El Difícil Camino del Poder, Tepoztlán: Cuadrónomo Extraterrestre, La Ira del Tepozteco, El Quinto Día del Séptimo mes, Complot Chihuahua: Matar al Gobernador, y Fusilados. Actualmente radica en Toronto, Canadá.

Una respuesta a “RUECA”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s